El equivalente japonés de la NASA, JAXA, aún no ha comprado un Toyota que irá a la Luna, pero ha dado los primeros pasos hacia ese sentido. La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón y Toyota firmaron un contrato de investigación conjunta de tres años para crear un Rover lunar presurizado y tripulado. Utilizará la tecnología del vehículo eléctrico con celda de combustible, según ha manifestado la compañía.

En marzo pasado, ambas organizaciones comunicaron que estarían buscando una empresa conjunta de este tipo y, tras cuatro meses, finalmente se ha firmado el contrato. Durante tres años, JAXA y Toyota fabricarán, probarán y evaluarán prototipos con el objetivo de desarrollar un vehículo lunar eficiente eficaz, y explorar la superficie del satélite como parte de un proyecto internacional. El objetivo es ir a la Luna a finales de esta década.

Los prototipos iniciales serán poco más que vehículos de producción reacondicionados, aunque un prototipo a escala real llegará en 2022. Los siete años venideros se utilizarán para diseñar el modelo de vuelo y dejar el Rover terminado. Cuando el proyecto llegue a su apogeo, el vehículo se usará para estudiar las regiones polares de la Luna, con el objetivo de investigar la posibilidad de utilizar sus recursos naturales (como el agua congelada) en futuras misiones.

El Rover de Toyota y JAXA estará impulsado por un tren motriz eléctrico que será alimentado por una celda de combustible, con el ideario apuntando a una autonomía sobre superficie lunar superior a los 10.000 km. Medirá seis metros de largo, cinco metros de ancho y casi cuatro metros de alto, por lo que es dos veces más largo, dos veces más ancho y casi cinco veces la altura del LRV (Lunar Rover Vehicle) utilizado en la misión Apollo 15.

El plan cubre casi todos los años desde 2019 hasta 2027, y la compañía espera poner el rover en servicio en 2029

Toyota afirma que su vehículo podrá alojar cómodamente a dos astronautas (o cuatro en situaciones de emergencia) en sus “viviendas” de 13 metros cuadrados. Otras características incluyen un enorme panel solar retráctil, neumáticos que no necesitan aire y una gran variedad de equipos de comunicaciones.

El vicepresidente de JAXA, Koichi Wakata, expuso los planes de la empresa para la exploración espacial, diciendo que “los rovers tripulados y presurizados serán un elemento importante que apoyarán la exploración lunar humana, que prevemos que tendrá lugar en la década de 2030. Nuestro objetivo es lanzar un vehículo de este tipo en el espacio en 2029”. Y lo cierto es que la exploración lunar siempre implica avanzar en tecnología.

Toyota parece tener sus miras puestas en un nivel más terrestre, y está dispuesto a ver cómo su asociación con JAXA le hace avanzar a nivel de tecnología de baterías eléctricas y de celdas de combustible para sus vehículos más de a pie. Toyota cree que lograr “una sociedad de movilidad sostenible en la Tierra implicará la coexistencia y el uso generalizado de vehículos electrificados, ya sean híbridos, híbridos enchufables, eléctricos con batería o con pila de combustible”, manifestó el vicepresidente ejecutivo de Toyota Motor Corporation, Shigeki Terashi.

Fuente: Toyota
Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta