Al César lo que es del César. En Coches.com hemos sido especialmente combativos con la actitud recaudatoria que en los últimos tiempos ha teñido las nuevas normas de seguridad vial impulsadas desde los organismos competentes. Aunque esta es una postura compartida por las propias asociaciones de policías y guardias civiles, hoy vamos a cambiar la cal por la arena, porque en algunos lugares la tendencia empieza a revertirse.

La Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco ha puesto en funcionamiento el Centro Automatizado de Tramitación de Infracciones de Tráfico, una institución que tendrá como función prioritaria agilizar los tramites derivados por los expedientes de infracciones.

Nada más comenzar su actividad una de las primeras decisiones ha sido la de retirar once radares debido a las mejoras en las condiciones de circulación y seguridad en las carreteras de Euskadi y a una bajada significativa de la siniestralidad.

En torno al 40% del total de las infracciones de tráfico están relaciones por conductas de exceso de velocidad captadas por los radares y aligerar los procesos de tramitación se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de la Dirección de Tráfico vasca.

El proceso de desactivación de radares afectará a once de ellos ubicados en las carreteras de Vizcaya y Guipúzcoa, aunque cabe decir que la mayoría están ubicados en tramos donde ya existen otros radares, por lo que se espera que el control con respecto a la seguridad vial permanezca en los mismos niveles.

De todas formas, la máximo autoridad de Tráfico en el País Vasco se ha plantado esta medida como reversible ya que durante los próximos meses llevarán a cabo un análisis sobre las consecuencias que esta decisión tenga en el tránsito correcto y eficaz de los automóviles, de tal forma que de detectarse connotaciones negativas podrá corregirse eventualmente con la colocación de radares móviles de la Ertzainzta e, hipotéticamente, poniendo nuevamente en marcha el radar desactivado, ya que las cabinas que los alojan no serán retiradas.

Vía: Deia.com

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta