General Motors decidió en 2010 el cese de la fabricación de los Hummers, una adaptación para uso civil de un vehículo militar que tuvo cierto éxito entre algún bolsillo adinerado con ganas de destacar, pero que finalmente su alto coste y sobre todo, un elevado consumo de gasolina provocaron un final precipitado.

La salida de los concesionarios no ha sido impedimento para Qu, un cocinero de origen chino que con mucho esfuero, mezclando piezas de diferentes vehículos y motores y tras tres largos años de trabajo, ha logrado construirse su propio Hummer, de menos tamaño y también más chapucero.

Se trata de un “vehículo” de 2 metros de largo y 1,5 de alto, alimentado con un motor de motocicleta mejorado que alcanza los 30 km/h. Excepto el volante, las ruedas y el tanque de gasolina, adquiridos por separado, el resto del automóvil, asientos, carrocería, transmisión, pedales, etc… han sido fabricados por el propio Qu, con un coste total de apenas 4000 yuanes, unos 500 euros al cambio.

Este cocinero apasionado de la mecánica ya pasea orgulloso su mini Hummer por las calles de la ciudad de Zigong, su lugar de residencia y la tercera ciudad más grande de la provincia de Suchuan, aunque desconocemos si el vehículo tiene permiso para circular en carretera. Qu afirma que solo lo utiliza para ir a trabajar a su restaurante y que hasta el momento no ha tenido problemas con las autoridades locales.

Extravagancia o no, el caso de este ciudadano chino es un ejemplo más de que allí donde no llega el dinero siempre alcanza la imaginación y el trabajo duro. Una estupidez o no, que ha logrado cumplir el gran sueño de un cocinero.

Vía: cookingideas

1 COMENTARIO

Deja una respuesta