La imaginación no tiene límites. La reutilización de piezas de coches viejos para dar vida a otros modelos siempre ha estado a la orden del día como quien dice, ¿pero usarlos para crear una minmoto? Me apuesto a que eso es algo que no has visto muy a menudo. La Volkspod es un buen ejemplo de lo que se puede hacer con un poco de ingenio y piezas de un Volkswagen Beetle clásico.

Brent Walter, quien se describe a sí mismo como el “fabricante y constructor de una gran variedad de cosas”, fue el autor de esta minimoto inspirada en el Beetle Type 1. Brent cogió el guardabarros bulboso de cada extremo del coche para dar vida a la carrocería de la moto. Cada pieza está equipada con un faro delantero y trasero del coche donante, por lo que, cuando se juntan dos “Volkspod”, pueden conformar casi un automóvil completo.

No hay muchos detalles técnicos acerca de esta creación, pero sabemos que bajo la piel hay un chasis personalizado que alberga un motor de 79 cc. Probablemente, tiene la misma (o más) relación potencia-peso que el Beetle original. Cuando fue lanzado en 1936, el “Escarabajo” tenía un bloque de cuatro cilindros opuestos (bóxer) de 986 cc y 22,5 CV. En 1941 aumentó su cilindrada hasta los 1.131 cc y 31 CV, hasta los 1.600 cc y 50 CV en los 70.

Este pequeño scooter que parece sacado de los 90, aprovecha las sencillas líneas de las aletas para integrar un amplio manillar (muy parecido al de una bicicleta). Parecido a los cíclopes, o a Mike Wazowski de la película Monstruos, S.A. (2001), el “Volkspod” tiene un atractivo muy excéntrico. De momento, está disponible en los tonos del Beetle original: verde abedul y azul pastel. Desde luego, esta creación puede ser la minimoto más vintage que puedas encontrar.

Siendo uno de los coches que más tiempo han estado en producción (1936-2003), sus formas redondeadas y su estructura lo han convertido en un clásico que se ha ganado el estatus de icono. El último ejemplar alemán salió de Wolfsburgo el 19 de enero de 1978. A partir de entonces, solo se siguieron fabricando en las instalaciones mexicanas de Puebla. Cuando llegó el New Beetle en el 2000, ya se habían fabricado alrededor de 22 millones en todo el mundo.

Vía: Yankodesignç
Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta