El Ford Focus es uno de los compactos más populares en el mercado europeo y en España. Su atractivo diseño y contrastada solvencia le convierten en una de las opciones más recomendables para aquellos que quieren un buen coche y dispongan de un presupuesto ajustado. Su precio de partida de 16.500€, excluyendo promociones, lo hacen asequible para prácticamente cualquier bolsillo.

Equipamiento

ford_focus_frontal_2

El Ford Focus puesto a prueba es la versión de 5 puertas con mejor equipamiento de serie, la berlina Titanium concretamente. El precio base del modelo con el motor 2.0 TDCi de 136CV parte de 22.720€, según el configurador de la página web de Ford. De serie mencionar que trae retrovisor interior autocrómico, control de velocidad de crucero, encendido automático de luces, radio CD con 6 altavoces, elevalunas eléctricos traseros, volante multifuncional de cuero (al igual que la palanca de cambios), asiento de conductor con regulación de altura y lumbar, llantas de 16”, guantera refrigerada… Un equipamiento bastante completo para un compacto de ese precio.

La unidad probada disponía de una serie de extras bastante interesantes: pintura metalizada (+325€), faros bixenón autodireccionales (+700€), llantas de aleación de 18” con neumáticos 225/40 (+550€), paquete radio CD Sony MP3 más Blueetooth V2C y USB con 8 altavoces premium Pioneer (+350€), cortinillas enrollables (+75€), cristales tintados (+60€), rueda de repuesto mini (+30€) y paquete fumador (+10€). Quizá sólo se echara en falta los espejos retrovisores plegables eléctricamente, aunque el coste adicional de 150€ no merece la pena. Así y todo, la unidad tiene un precio de 24.820€ según indica el configurador (enero de 2010), sin rebajas ni promociones que puedan existir en la actualidad.

Exterior

ford_focus_trasera_1

Con el lanzamiento de la segunda generación en 2004 y con el lavado de cara de 2008, el Ford Focus ha ganado en apariencia exterior. Fue ideado siguiendo la línea de diseño “Kinetic Design”, de la que se han beneficiado los nuevos modelos del Ford Galaxy, Ford Mondeo y Ford S-Max. Del frontal destaca la parrilla con forma trapezoidal y los bordes cromados, mientras que las ópticas predominan en la trasera del coche. Los laterales tienen las líneas más marcadas comparado con la generación anterior. A día de hoy el coche posee un diseño atractivo, a la altura de rivales como el Volkswagen Golf, SEAT León u Opel Astra, por mencionar algunos. No da la impresión de ser un anticuado, aunque a principios de 2011 llegará al mercado la tercera generación del modelo, llamado Ford Focus 2012.

Interior

Después del exterior es el turno al interior. Los acabados son bastante discretitos. En realidad no son ninguna maravilla. Los materiales empleados, plástico en todos los casos, causan que el resultado final no sea nada del otro mundo. Cumplen sin más. El color tirando a negro no desentona y resulta sobrio. La tapicería de los asientos también es bastante normalita. En general, en cuanto al conjunto, sin duda el acabado interior es de lo más flojito del Ford Focus.

ford_focus_interior_14

La amplitud de las plazas traseras resulta un poco engañosa. Dejando ambos asientos delanteros en una posición intermedia, lo normal para una persona que mide 1,80m, detrás los pasajeros disponen de espacio más que suficiente para las piernas. Lo engañoso del asunto es acomodar a tres adultos de constitución media. Caben sin problemas, aunque la comodidad de los ocupantes se ve penalizada. Bien es cierto que la idea original de un compacto no es la de transportar a cinco adultos, generalmente. Ahora bien, dos personas y un menor van sin problemas en las plazas traseras. Sus 4.337mm de longitud se notan, al igual que su anchura de 1.839mm. La altura atrás no presenta pegas. Por último, indicar que dispone de reposabrazos trasero central en el caso de que viajen dos personas, y que las tres plazas disponen de reposacabezas.

El volante multifuncional permite tener a mano los botones más usados en el día a día. En un principio cuesta hacerse a ellos, ya que no son pocos los que están presentes y cuesta reconocerlos al tacto. La disposición es bastante intuitiva: entre los radios del volante se encuentran los que controlan la velocidad de crucero y en una manecilla aquellos que controlan la radio/CD/MP3 y el botón de accionamiento de los comandos por voz. El problema viene al tener tantos botones tan cerca, muchas veces antes de presionar uno hay que apartar momentáneamente la vista de la carretera, algo no demasiado aconsejable.

Motor

Al encender el motor uno nota que está ante un diésel. No llega a la sonoridad de otros, como pueden ser los TDI del grupo Volkswagen, pero se aprecia el sonido característico de un diésel dentro del habitáculo. Nada molesto, aunque lo suficiente como para no pasarlo por alto. Ahora bien, el sonido a bajas vueltas es más bronco que a altas, de ahí que sea más fácil notarlo justo al arrancar el vehículo. A partir de 1.800-2.000RPM se vuelve más fino y prácticamente desaparece enmascarado por el sonido de rodadura de las llantas.

ford_focus_llanta_2

La respuesta del propulsor fue notable. Con una potencia de 136CV y un par de 320Nm, se muestra muy ágil para desplazar un vehículo de unos 1.400kg de peso. A partir de 1.500RPM se nota la fuerza que proporciona y responde perfectamente hasta las 3.000RPM. A partir de ahí, en pos de contener los consumos y de la sonoridad, conviene cambiar de marcha. Los consumos en autovía/autopista a 110-120km/h se acercan a los 6 litros/100km, algo por encima del homologado. Las llantas de 18” y sus correspondientes neumáticos penalizan levemente este aspecto, seguramente alguna décima se le podría rebajar al consumo logrado con llantas y neumáticos menores a las que se dispusieron en esta unidad.

Comportamiento

El ajuste de la suspensión proporciona una sensación de confort óptima, aunque quizá fuera aún mejor si los neumáticos no tuvieran el perfil tan bajo como el de esta unidad (225/40). El tren trasero multibrazo redunda en beneficio de los pasajeros de las plazas traseras. Estos viajan de forma bastante cómoda; las irregularidades del asfalto no afectan por igual a ambas ruedas al poseer estas suspensiones independientes. En general circular sobre todo tipo de asfaltos no presenta problema alguno, aunque hay un pero que ya se indicó antes, el bajo perfil de los neumáticos de esta unidad, lo que hace que se esté más expuesto a sentir los baches o irregularidades.

ford_focus_interior_5

La conducción es bastante buena y cuenta con la ventaja de poder regular en altura el asiento del conductor. La única pega es la forma en caída del frontal, que hace que resulte difícil medir las distancias hacia los extremos del coche. Esto se subsana subiendo el asiento del conductor, aunque hasta una altura que resulta excesiva para el confort. El volante también es ajustable en altura y en profundidad. Estos dos aspectos causan que sea posible posicionar los elementos de conducción al gusto de cada uno, un detalle que se agradece. Un punto a favor es que el volante dispone de tres modos de giro a elegir: normal, deportivo y confort. Cada uno presenta una respuesta diferente, suavizando o enduriendo la dirección, siendo la más suave la posición de confort y la más dura la deportiva. La diferencia es mínima, pero servirá para que cada uno lo regule de la forma que le resulte más cómoda.

Maletero

El maletero, del cual Ford indica que tiene 385 litros de capacidad con la rueda de repuesto mini, es bastante accesible y tiene una buena disposición. Su forma, así como la ausencia de obstáculos hacen que sea sencillo cargarlo y disponer la carga dentro de él. La altura que presenta la boca de carga facilita la tarea. Los asientos traseros abatibles incrementan la capacidad hasta más de 1.000 litros, en el caso de que sea necesario transportar más enseres de lo habitual.

Veredicto de Coches.com

ford_focus_frontal_5

En conclusión, un coche a la altura de las expectativas con un precio atractivo. Ahora bien, la unidad probada dispone de algún extra superfluo y prescindible que podría abaratar el precio final. Por nombrarlos: cortinillas enrollables (75€), cristales tintados (60€) y el paquete fumador (10€). Casi 150€ de ahorro. Si queremos rebajar aún más el coste, las llantas serían las sacrificadas. Otros 550€ de menos, que añadido al coste de los neumáticos cuando toque cambiarles, se acabarán en el bolsillo. Si la decisión pasa por no prescindir de extras, hay que contar con los descuentos del fabricante, promociones puntuales y las pertinentes negociaciones en el concesionario, el precio final de una unidad similar a la probada podría acercarse a la barrera psicológica de los 20.000€. Muy jugoso para todo lo que nos ofrece este Ford Focus.

En Coches.com se facilita el mejor precio de la unidad del Ford Focus probado.

Más información


Ford Focus 2.0 TDCi 136CV Titanium

Notas Finales


Ford Focus 2.0 TDCi 136CV Titanium
Precio7
Equipamiento8
Consumo7
Motor9
Comodidad8
Habitabilidad7
Maletero7
Calidad Interior5
Estabilidad9

Fotografias del coche

Ver galeria (33 fotos)

2 COMENTARIOS

  1. El coche me parece barbaro tengo un focus guia 1.8 tdci 2010 .El inconveniente que tengo es que a los 3 meses de vencida la garfantia, se me jodio la radio sony mp3 cd segunda generacion, y no consigo como comprar una nueva, en la agencia me dicen que no existe servis de sony en argentina para estos equipos. Es una verguensa, Les agradecere cualquier dato util para reponer el equipo radio

Deja una respuesta