Hay algo en la sensación de quemar rueda en parado (hacer un burnout) que es muy atractiva. Inherentemente, no tiene mucho sentido. Cuando incorporamos la lógica a la ecuación, quemar caucho perfectamente bueno sin ningún motivo no es más que un gasto innecesario. Sin embargo, cuando la emoción se añade a la mezcla, tiene sentido. Y si se quiere batir un récord, como el burnout simultáneo más grande del mundo, aún más.

Nos tenemos que situar en la pista de Bandimere Speedway en Colorado, Estados Unidos, para ver a algunas personas que, definitivamente, están de acuerdo con ese sentimiento. De hecho, más de 170 coches estaban disponibles para salir e intentar establecer el récord mundial. El cielo se llenaría lentamente de humo antes de que, eventualmente, pareciera que hubiera una gran nube sobre la pista de carreras. Ciertamente fue algo mágico, ya que todos estos coches trabajaron al unísono para hacer que sucediera.

Sin embargo, no un registro del todo oficial. A partir de la publicación de este hito, la mejor marca en este menester aún pertenece a Australia, donde en enero de 2019, 126 coches comenzaron a quemar sus gomas a la vez. Bandmire Speedway batió ese récord ocho meses después con cierto éxito, pero Guinness World Records no lo ha ratificado como tan por el momento. Independientemente del resultado, esto es increíble más allá de la comprensión. O al menos eso creemos aquellos enamorados de la gasolina y goma quemada.

Una vez que los motores se encienden, son, literalmente, unos pocos segundos antes de que todo desaparezca en una espesa nube de humo de neumáticos. Baste decir que este, probablemente, no era el mejor lugar para cualquier persona con asma u otras dificultades respiratorias. Para el caso, esperamos que el departamento de bomberos local fuese notificado de la “fiesta del burnout” con anticipación porque, desde la distancia, esto parece un incendio forestal.

Afortunadamente, las nubes de humo, incluida la de un hombre que vino preparado con neumáticos específicos para arrojar una nube azul, fueron capturadas desde un par de puntos de vista aéreos mediante drones, así como desde cámaras en el suelo. De acuerdo con algunos de los asistentes al evento, la humareda más grande que puede apreciarse es de un Dodge Challenger Demon, aunque había todo tipo de coches e incluso hasta camiones, quienes sacrificaban su calzado por el intento.

Arabia Saudí tuvo el título mundial de burnout más grande del mundo antes de que Australia lo reclamara en enero, y nos sorprendería mucho si este nuevo intento no se considerara un récord oficial Guinness. Por ahora, parece que los australianos mantendrán su récord intacto.

Fuente: Jalponik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta