Todavía tenemos(por desgracia) demasiado recientes las imágenes de los incendios forestales que han cruzado buena parte de la geografía española. Desde Mallorca a Galicia (el último gran incendio de Carnota y Monte Pindo estaba este fin de semana todavía activo) han acabado con importantes masas de arbolado.

Con ese recuerdo en mente y el deseo de que esa lacra abandone su normalidad para convertirse en esporádicos, hemos descubierto que los hidroaviones no sólo se utilizan para apoyar a las actividades en tierra de lucha contra el fuego en caso de incendios forestales.

Las imágenes nos llegan de Canadá donde un Canadier CL-415, uno de esos aviones, demuestra que estos aparatos también pueden ser muy útiles cuando se necesita extinguir un fuego después de un accidente automovilístico y los camiones de extinción de incendios está a demasiados kilómetros de distancia.

El siguiente video muestra a un bombardeo de agua CL-415 de un camión que se incendió tras chocar con un bulldozer en la autopista Trans-Labrador. Es una pena que el vídeo se corte tras la descarga de agua, pues sería interesante ver cómo queda el terreno después de una brutal caída de agua.


Fuente: The Avionist

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta