Siempre es doloroso ver cómo un coche sufre un golpe en un accidente. Pero es aún más desagradable ver el destrozo de un vehículo de forma injustificada. Hay algunos actos vandálicos que no dejan pruebas, pero el que comentamos en esta ocasión fue grabado en vídeo íntegramente. Ocurrió en la localidad australiana de Perth y los protagonistas son dos chicos de 10 y 13 años que causaron daños en nada menos que 37 coches.

Estos críos con muy mala idea encontraron la forma de acceder a las instalaciones del concesionario Maddington Toyota, en las cuáles descansaban decenas de vehículos. Era domingo por la mañana y por lo tanto nadie trabajaba en este lugar, por lo que los protagonistas aprovecharon para hacer de las suyas. No dudaron en comenzar a destrozar coches, subiéndose sobre el capó, rompiendo los parabrisas a patadas y utilizando piedras para causar otro tipo de daños.

En primera instancia, durante la mañana, los vándalos causaron daños en 23 vehículos de Toyota y otras marcas. Parece que no era suficiente, pues volvieron posteriormente a seguir con su tarea. Por la tarde entraron de nuevo en Maddington Toyota solamente para recoger algunas prendas de ropa que se habían dejado. Por la noche volvieron a acceder a las instalaciones y siguieron destrozando 14 coches más.

Por lo tanto nos deja con un balance de 37 vehículos dañados por los dos chicos que apenas llegan a la adolescencia. Por ese motivo sus datos no han trascendido, aunque parece que gracias a las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad fueron identificados y acusados por este delito. El concesionario de Toyota estima que los daños ocasionados superan los 100.000 dólares australianos (unos 62.500 euros) lo que equivaldría a unos 1.700 euros por coche.

Fuente: 7News

2 COMENTARIOS

  1. Dos crios no, dos hijos de mala madre. Una gamberrada es poner un petardo para dar un susto, pintar chistes en un parabrisas sucio… lo que hacen estos es de simple hijoputismo, no lo justifica su edad.

  2. poner un petardo es ya más que una gamberrada, pero lo que debrian es pagar el daño, trabajando o en dinero, y una multa, y hacer publico quienes son, si son “mayores” para hacer delitos, que lo sean para apechugar con las consecuencias. Como se sienten protegidos por la ley saben que pueden hacer lo que quieran, parece ser que en australia tambien la justicia está a favor del delicuente, a menos que entres comida por la aduana, que entonces son implacables.

Deja una respuesta