Siempre nos fijamos en cuanta velocidad pude alcanzar el coche, hacia delante. ¿Nunca te has preguntado cuanto podría alcanzar marcha atrás? Si es el caso, he aquí la respuesta a esa intrínseca duda; y si no lo es, te acostarás sabiendo algo nuevo. Determinar esta cifra es difícil, pues hay que echar mano de nuestra amiga álgebra, pero no es imposible.

La marcha atrás es aquella solitaria. Mientras que las cajas de cambio cuentan con cinco, seis o siete velocidades para circular hacia el frente, la reversa siempre está sola. Pero claro, también muy complicado conducir al revés. Tanto la dirección como la suspensión y los frenos se han diseñado para ser eficaces en un solo sentido. Y si no lo crees, prueba a maniobrar marcha a tras a cierta velocidad: es difícil mantener una línea recta y si giras rápido harás un trompo.

Con la ayuda del álgebra, podemos resolver multitud de enigmas cotidianos como el que planteamos hoy (bueno, este no es tan cotidiano). Los compañeros de sector de DriveTribe han creado un vídeo dónde intentan determinar la velocidad máxima de un Mitsubishi Lancer Evolution VII. Concretamente tomando el ejemplo de la película 2Fast 2Furious (A todo gas 2) donde este coche circula a una considerable velocidad marcha atrás.

¿Qué nos hace falta pata determinar la velocidad a la que va? La relación de transmisión de todo el sistema, la longitud de la circunferencia de las ruedas y el límite de revoluciones del motor. Una vez que se tengas esos datos en mano, puedes conectarlos en una ecuación y resolver la variable que desees. En este caso, averiguar la velocidad máxima de un Evo VII rodando marcha atrás.

Si hacemos caso a las matemáticas, el coche tan solo sería capaz de alcanzar una punta de 55,23 km/h en reversa. Eso está muy lejos de lo que el filme nos hace pensar. Para que el Evo pudiese correr tanto por la carretera sorteando el tráfico y adelanto a coches, tendría que ir como poco a más de 100 km/h. Para que alcanzase los 120 km/h, necesitaría una relación de transmisión más larga que haría inútil el engranaje en condiciones normales.

Por lo general, la marcha atrás se basa en su inversa, es decir, la primera relación. Una marcha corta, proporciona más par motor a costa de no aplicar gran velocidad. De la misma forma que arrancar un coche en segunda y en pendiente haría que, probablemente, se calase, no serviría una reversa con demasiada desmultiplicación en situaciones donde lo que necesitamos es un empuje instantáneo. Las marchas cortas buscan la aceleración.

Entonces, ¿el Mitsubishi de Brian O’Conner está volando por la carretera marcha atrás? No. El equipo de filmación usó algo de magia para intensificar el ritmo. Los demás coches en circulación seguramente viajen mucho más lento de lo que deberían, lo que hace que nos dé la impresión de que el Evo vaya mucho más rápido. ¿El coche más rápido del mundo marcha atrás? Un coche eléctrico, sin limitación, podría alcanzar la misma velocidad marcha atrás que hacia adelante.

Fuente: DriveTribe

Vía: Youtube

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta