Robar una bicicleta de un coche en movimiento, no sólo hace del ladrón una persona despreciable y vil, sino también bastante estúpida. Y eso es lo que ocurre en este caso, cuando una cámara en la parte trasera del coche logró captar como un chico intentaba hacerse con la bicicleta que llevaba el conductor en la parte trasera de su vehículo.

Las imágenes, que corresponden al centro de Londres, muestran como el muchacho intenta por todos los medios hacerse con una bici Mekk Primo, valorada en torno a los 2.200 euros.

Chloe, que es como se llama la conductora, veía como se acercaba el chico a por la bicicleta pero no le dió mucha importancia porque sabía que no era capaz de seguirle durante todo el trayecto.

Como dicen algunos comentarios, si fuese tan persistente en la vida como intentando robar una bici ajena, quizás no le iría tan mal las cosas. Por cierto, ¿por qué los coches que venían por detrás no avisaron a la conductora?

Vía: Autoblog

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta