Hacer un safari por África es una de las experiencias que muchos se plantean hacer al menos una vez en la vida. Adentrarse en la fauna animal en su plenitud salvaje y contemplarla a una distancia segura desde un coche. Un Jeep, por ejemplo.

Esto es lo que se planteó hacer Britton Hayes, natural de Seattle (Estados Unidos). En una excursión guiada en El Parque Nacional del Serengueti (Tanzania), Britton pudo observar a los animales a una distancia cercana. Quizás demasiado cercana.

En un vídeo grabado por Peter Heistein, padrastro de Britton y director de la empresa Ruaha Safaris, y que en Facebook ronda el millón de visualizaciones, podemos ver como un guepardo se cuela en el interior de su Jeep provocando una tensión indescriptible.

Este felino, es uno de los cazadores más hábiles de la sabana africana. Intentar escapar de él en esta situación sería inútil, pues al ser el animal más rápido de la tierra te alcanzaría en cuestión de medio segundo.

Si bien en palabras de Britton siempre habían mantenido una distancia considerable con los guepardos, en un descuido dos guepardos se lanzaron sobre el coche. Uno acabó sobre el capó, y el otro se impulsó desde la rueda de repuesto trasera para introducirse a través de la ventana trasera.

Gracias a que los pasajeros habían recibido indicaciones muy claras de su guía para esta situación, se mantuvieron calmados evitando el contacto visual con los felinos hasta que estos se cansaron y se fueron. Una tensión que duró prácticamente 10 minutos.

No obstante, Britton Hayes reconoció a los medios que en ese momento sólo le pasaba por la cabeza la posibilidad de morir y que después de la ya imborrable anécdota se sentía más eufórico y vivo que nunca.

A pesar de la peligrosidad del guepardo, el ser humano sigue siendo el más mortal de todos los seres vivos. Ante la proliferación del turismo de caza y la intervención humana, el guepardo sigue luchando por su supervivencia como especie.

Fuente: El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta