Los mecánicos cada vez son más importantes en la Fórmula 1. Pese a los alerones, KERS y demás ingenios tecnológicos para aumentar el número de adelantamientos, la gran mayoría de las mejoras de posición se producen gracias a la pericia de los mecánicos. Deben realizar su trabajo de forma rápida (en menos de cinco segundos) y precisa.

Si a esta labor de precisión le unimos el hecho de que se trata de una competición, un lugar angosto, fallos técnicos y los simpre inevitables errores humanos, el resulatdo es un cóctel explosivo donde lo realmente milagroso es que no sucedan más accidentes. Esto demuestra lo preparados que están los mecánicos de la Fórmula 1. Claro que, en ocasiones, hay incidentes como estos.

El encargado de indicar al piloto el lugar exacto dónde parar corre mucho peligro si el piloto no frena a tiempo. Luego eleva el coche para que puedan cambiarse las ruedas. No frenar donde debes le pasa a cualquiera, da igual que hayas sido siete veces campeón del mundo. Michael Schumacher, cuando pilotaba un Ferrari, se lo llevó por delante:

Puedes verlo desde otro ángulo (pobre hombre, se cae de bruces totalmente).

¿Aunque por qué tirar solo a un mecánico pudiendo “acabar” con más? La primera parada en boxes en carrera oficial de Nakayima digamos que no fue muy ortodoxa:
http://www.youtube.com/watch?v=4ySmLEquBHE
Los mecánicos saben cómo se la pueden jugar sus pilotos y han desarrollado una enorme habilidad para esquivarlos cuando vienen algo pasados. Esto ocurrió el año 2000 en Estados Unidos: Gaston Mazzacane se pasa de frenada y los mecánicos consiguen apartarse… Bueno, no todos.

Los coches son un arma mortal. No sólo puedes atropellar con el morro cuando entras a boxes. Sakon Yamamoto fue capaz de arrollar un mecánico con la rueda trasera que le acababa de cambiar:

Hay que hacer el cambio de ruedas (y hasta hace unos años, de gasolina), en el menor tiempo posible. Los pilotos tienen prisa por acabar. Como Juan Pablo Montoya: Atropella al de la manguera de la gasolina (que se qued atascada) y se lleva por delante al jefe de mecánicos, que controla el pit stop y levanta la “piruleta” cuando comprueba que sus chicos han acabado de realizar todo correctamente. ¡Eso debe de doler!

Hablando de mangueras de gasolina. Esto ya no se ve en los repostajes, pero antes a veces el coche se veía envuelto en llamas y pone  en peligro a todo el equipo y al piloto, como Vertsappen en el Gran Premio de Alemania de 1994.

Por cierto, mecánicos… ¡Cuidado con las ruedas que os dejáis por el camino, que las carga el diablo!

Y el KERS también tiene sus peligros. Este técnico de BMW Sauber, sufrió una descarga eléctrica emitida por este sistema de recuperación de energía cinética El piloto de pruebas Christian Klien entra en boxes y el técnico toca el coche por primera vez. Sufrió lesiones leves en el brazo izquierdo.

Los accidentes podrían aumentar si deciden llevar a cabo la idea de monoplazas híbridos que funcionasen sólo en modo eléctrico durante sus entradas en boxes. “Sería peligroso. Podría matar a alguien”, afirma Bernnie Ecclestone, mandamás de la F-1. No habla de posibles descargas eléctricas o algo parecido, sino de algo mucho más sencillo: estos motores no harían ningún ruido, algo que Ecclestone no contempla. “La gente no los escucharía aproximarse. Una carrera sin ruido sería “como bailarines con zapatillas de deporte: sería más cómodo, pero no funcionaría”.

Pese a todos estos riesgos, los ingenieros y mecánicos realizan un trabajo apasionante. En este vídeo (en inglés) se centran en cómo es un día en su vida. ¿A que después de verlo apetece más ser mecánico de Fórmula 1?

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta