Lo que hay que ver… Un hombre circuló más de un kilómetro marcha atrás por las calles de Melilla porque tenía rota la caja de cambios de su coche y solo funcionaba la marcha atrás.

Su trayecto terminó cuando un guardia civil, fuera de servicio, alertó a la Policía Local al ver al conductor circulando marcha atrás por la calle General Polavieja. Poco después, los agentes locales interceptaron al infractor cuando estaba cerca de la Jefaura de la Policía Local y había recorrido más de 1.000 metros marcha atrás.

Por supuesto, la Policía de la ciudad autónoma ha interpuesto una denuncia por conducción temeraria. Contra el conductor tiene dos pruebas, las cámaras de Tráfico de la ciudad y el siguiente vídeo que ya triunfa en Youtube.

Vía: El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta