Todos lo hemos visto alguna vez. El volumen de coches con respecto a las zonas de aparcamiento en las ciudades es muy superior y tras más de una hora buscando una zona de estacionamiento la falta de civismo se apropia de la desesperación de los conductores.

Aunque a muchos parece que les cueste entenderlo, los aparcamientos destinados a los discapacitados son necesarios y no un capricho aleatorio de los Ayuntamientos. Hacer uso de ellos sin ser destinatario es un acto de insolidaridad que las autoridades deberían sancionar de forma contundente.

Hace unos meses se habló de una iniciativa que consistía en la retirada del carné a los conductores que cometieran tal tropelía, pero como tantas otras cosas, todo quedó en nada. Mientras que los responsables no tomen cartas en el asunto, son muchos los activistas que pretenden hacer conciencia social sobre esta materia.

Lo último que hemos conocido es una campaña basada en una de esas excusas triviales que muchos utilizan para justificar su mal comportamiento; “vuelvo en un minuto”.
http://www.youtube.com/watch?v=C50FAN9bYqU

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta