Hace unos días hablamos de la importancia de probar el efecto de las temperaturas extremas en los coches durante su fase de desarrollo. Mientras que SEAT llevaba a sus vehículos a lugares remotos para realizar los test ahora vemos otra marca que hace algo similar sin moverse de un sitio. Ford tiene la ‘Weather Factory’, algo que podríamos traducir como “fábrica meteorológica” y que es el lugar encargado de simular todo tipo de condiciones ambientales.

Se trata de unas nuevas instalaciones de última generación en la que se han invertido 70 millones de euros. Se encuentra en Alemana y requiere nada menos que 11 megavatios de electricidad, cantidad suficiente para abastecer a un pequeño pueblo de 2.400 habitantes. Aunque esa energía proviene de una fuente renovable y es suministrada por RheinEnergie. Se complementa con el centro de pruebas de Ford Lommel, en Bélgica.

La clave de la ‘Weather Factory’ es su polivalencia, pues es capaz de probar todos los modelos de la gama Ford, hasta 10 al mismo tiempo. También de generar cualquier situación climática, es el primer túnel de viento capaz de simular una altitud de 5.200 metros (como en el Campo Base del Monte Everest), pues la mitad de vehículos que vende la marca están en regiones por encima de los 1.000 metros. También se pueden generar temperaturas que van desde los -40 hasta los 55 ºC y humedades de hasta el 95 %.

Hay tres instalaciones principales. El primer túnel de viento cuenta con 28 focos con bombillas de 4.000 vatios y simula los rayos del sol para comprobar la refrigeración de la cabina y el ruido de los elementos del interior. El segundo túnel de viento es capaz de generar nieve y lluvia para comprobar la visibilidad o lo que tarda en calentarse el habitáculo. El tercer y último túnel de viento es el que prueba la altitud y además puede generar vientos de hasta 120 km/h.

Fuente: Ford

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta