Sydney Allard fue un inglés que se dedicaba a modificar coches para fabricar potentes modelos de carreras y competir con ellos. Su primer modelo fue construido en 1936,  en tan solo 18 días, sobre el chasis de un Ford Model 48, combinado con un GP Bugatti Type 51 , y pocos años más tarde fundó Allard Motor Company. Pocos habrán oído hablar de esta compañía, pero ha sido muy importante para los coches de carreras de los siglos XX y XXI.

Durante muchos años los coches de Allard quedaron en posiciones privilegiadas en diversas competiciones, uno de los más famosos fue el Allard J2, que quedó tercero en Le Mans en 1950. En 1952 lo actualizó para poder competir con Jaguar y Ferrari y en 1953 lo utilizó de base para el Allard K3, un vehículo deportivo pero práctico para el día a día y que sirvió de inspiración para el Shelby Cobra y el Chevrolet Corvette.

Tenía un precio de 5.300 dólares y solo se fabricaron 63 unidades, 52 se fueron a Estados Unidos y se cree que actualmente quedan 46. Disponía de tres asientos en un mismo banco, dos depósitos de gasolina para disponer de mayor espacio de almacenamiento en el maletero, una cubierta plegable de tela y cada modelo llevaba el motor elegido por su propietario, por lo que muchos de ellos iban con motor Cadillac.

Allard-K3 (13)

En marzo de 2014 se subastó uno de ellos, con número 3189, por nada más y nada menos que 220.000 dólares. Esta unidad llevaba un motor Chrysler 331 y en primer lugar su color exterior era plata y en el interior llevaba cuero verde. Tuvo tres dueños en diferentes estados de EE.UU., y llegó a estar en manos de una empresa de restauración de coches, que lo volvió a vender a una persona de Nueva York y este al que fue el último dueño antes de la subasta.

Hace unos días se ha subastado otra de las unidades, el que os enseñamos en las fotos. Con el número 3191, originalmente lo compró una persona de California, llevaba un motor Chrysler 331 y era de color plateado con el interior rojo. Tras diez años el coche fue abandonado hasta que otra persona lo compró por 300 dólares y lo estuvo restaurando durante muchos años.

Se le cambió el motor por un motor Chrysler 392 Hemi del 1958 y se modificó la parte trasera y el depósito de gasolina para mayor seguridad. Además, el color exterior lo cambió por el verde tradicional en los coches de competición británicos y el interior es ahora negro. Se subastó el 14 de agosto en California, esperaban obtener una cantidad entre 90.000 y 110.000 euros, y finalmente algún afortunado se lo llevo a casa por 86.160 euros.

Allard-K3 (4)

Pero no os preocupéis, que no habéis perdido la oportunidad de haceros con uno. En la página web de Hemmings tienen un Allard K3 Roadster a la venta, un modelo que fue notablemente reformado, y tienen recibos de más de 75.000 dólares en restauraciones. Tiene un color exterior azul pitufo, la tapicería en color rojo “langosta” y un motor Cadillac V8, y se vende por 179.500 dólares.

Allard-K3-blue

Fuente: Bonhams, Shoteby’s, Hemmings
Galería de fotos:

Ver galeria (19 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta