Después de conocer la apertura de un nuevo autocine en Madrid que abrirá el próximo mes de septiembre, toca salir a la aventura y moverse por el resto de cines para coches donde reposar del viaje. Para ello, proponemos un recorrido por los principales autocines de la península en los que repostar durante un viaje largo o pasar un día diferente durante las vacaciones.

En el mapa proponemos una ruta demasiado larga, de norte a sur o viceversa, hay ocho posibilidades de repostar en uno de estos cines y disfrutar del séptimo arte sobre cuatro ruedas.

La primera parada, empezando por el norte, está en el autocine Gijón en Asturias, el más antiguo de España. Creado en 1993, cuenta con 22 años de historia y capacidad para 200 coches. Al igual que los cines convencionales, ofrece una zona donde se dispensa comida y bebida, una frecuencia de radio para sincronizar con el sonido de la película y, en caso de lluvia, reparto de viseras para no tener que utilizar el parabrisas. Y lo tienen todo pensado, si por algún casual la batería no aguantara el gasto de la radio, los autocines disponen de un arrancador profesional.

Tomando la carretera del norte continuamos nuestro recorrido hacia Bilbao pasando por los autocines de Ribadesella, Cantabria y Getxo. Para el autocine más próximo hay que ir más lejos y bajar a Madrid, donde se abrirá un autocine en septiembre, y continuar hacia Valencia. La comunidad cuenta con tres autocines, uno en Valencia, otro en Denia y el último es el del Sur, en Alicante.

Más de 80 años de historia

Pese a que en España llegaron más tarde, la moda de los autocines se remonta a los años 30 cuando se abrió el primero de todos. Se llamaba Drive-in theatre y fue registrado por un americano llamado Richard Hollingshead Jr, de Nueva Jersey, dueño de una empresa de lubricantes para autos.

La idea original parece ser que era promocionar su producto, pero en vista del precio de la entrada (25 centavos por personas más otros 25 por el coche) y las comodidades que suponía para las familias numerosas, el autocine se convirtió en una magnifica alternativa para las familias americanas y el negocio creció hasta convertirse en un negocio de gran filón de Estados Unidos.Primer autocine

El día del estreno, un 6 de junio de 1933, más de seiscientos espectadores se congregaron con sus vehículos frente a la pantalla de cine para ver la comedia británica Wives Beware. De entonces han pasado ya más de 80 años en los que el precio se ha incrementado hasta los 10 euros de las entradas españolas. Aquí se ha pasado de 18 cines para coches a apenas los ocho que hemos visto. Los añorantes de aquellos años esperan que por mucho tiempo.

 

Autocine en América

Fuentes: GaleonTerra, Qualitas auto, Actually notes
Imagen: Wikimedia

1 COMENTARIO

  1. Recuerdo haber visto uno, de pequeño, en la autovía d Castelldefels (C-31) de Barcelona.
    Debía ser a principio d los ’80.
    Nunca fui, pero me resultaba muy curioso aquello d ver película sin salir del coche…

Deja una respuesta