La marca de Múnich renovó por el año 2014 su oferta de SUV ofreciendo así un lavado de cara a sus modelos compactos BMW X3 y BMW X4. Y es que el BMW X3, incorpora las líneas del X5 a nuevos elementos de equipamiento y motores mientras que el BMW X4 recupera el planteamiento del X6.

Como bien indica la numeración, el BMW X4 (ver prueba) no deja de ser un BMW X3 (ver prueba) con un diseño que simula al de un coupé que se aprecia claramente en su techo con forma descendente, lo que resta espacio a las plazas traseras. Ambos todoterrenos miden lo mismo, sin embargo, la altura de la carrocería del BMW X4 es un poco más baja y pierde, asimismo, 50 litros de maletero con respecto a su versión anterior.

BMW_X4_xDrive30d_090

BMW_X3_xDrive_20d_090

Los interiores de estos dos coches son prácticamente idénticos, se diferencian por la pérdida de un par de centímetros de altura en los asientos del X4, para adecuarlos a su estilo deportivo. Los materiales empleados de primera calidad se ajustan a la perfección para ofrecer una amplia visibilidad frontal, no así la visibilidad trasera del X4 cuyo cristal pequeño y reposacabezas que ocupan gran parte del hueco y por eso hay un menor campo de visión hacia detrás.

Asimismo, estas dos versiones cuentan con una pantalla multifunción de 8,8 pulgadas en el salpicadero, volante deportivo multifunción, sistema iDrive, pulsadores de Driving Experience Control que permiten disfrutar de varios modos de conducción, control de crucero con función de frenado y tacto Premium. No obstante, el X4 puede presumir de poseer un equipamiento superior al X3 ya que todas las versiones incorporan la tracción total xDrive y el cambio automático Steptronic de 8 velocidades.

BMW_X4_xDrive30d_034

BMW_X3_xDrive_20d_031

En la línea de las similitudes, encontramos a favor de los SUV alemanes su cambio Steptronic así como la relación entre consumo y prestaciones. El X4 tiene neumáticos menos adecuados para su uso fuera del asfalto.

La marca alemana que ofrece una amplia oferta mecánica, concretamente en estos modelos disponen de bloques de cuatro y seis cilindros. Cabe destacar que el X4 no está disponible con motor diésel en su versión básica, el sDrive18d, aunque es destacable que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h un mayor número de kilogramos (el X4 tiene 1.895 kilogramos frente al X3 que posee 1.820 kg) en menos tiempo (5,8 segundos el X4 frente a los 8,1 segundos del X3) que el BMW X3.

BMW_X4_xDrive30d_048
BMW_X3_xDrive_20d_021

En cuanto al montante económico, comparando ambos SUV con las mismas opciones mecánicas y de transmisión, el todocamino X4 eleva la cifra unos 5.000 euros más que el X3. Y es que el estilo diferencial del X4, con tracción xDrive a las cuatro ruedas, cuenta con mayor dinamismo gracias a su propulsor diésel turboalimentado de 6 cilindros en línea, capaz de ofrecer 258 CV de potencia.

Podríamos así decir que el X3 es perfecto para aventura y zonas rurales mientras que el X4 posee claramente una carrocería y comportamiento más deportivo. Estamos pues ante un dilema entre funcionabilidad o espectacularidad de líneas ya que el X3 posee más espacio y amplitud interior que el X4.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta