Cuando empezamos a leer que Porsche trabajaba en el estudio de un control de crucero, para qué negarlo, no nos emocionó demasiado. Es cierto que se trata de un sistema interesante a la hora de viajar. Los normales te ayudan a mantener una velocidad sin tener que pisar el acelerador, lo que redunda en comodidad. Evolucionaron hacia los adaptativos, que tienen en cuenta al resto de vehículos que circulan y evitan choques, lo que redunda en seguridad. ¿Pero quién qeurría algo así en un Porsche? Sí, pueden ser atractivos en un Panamera o en un Cayenne… pero para su gama de deportivos había que bucar algo más. Y ojo a lo que están probando en fase de pruebas.

Lo denominan Porsche InnoDrive y se trata de un control de velocidad que además de mantener el ritmo constante, es capaz de analizar la carretera y sus curvas para trazarlas a un ritmo constante, en lugar de tener que reducir, trazar y volver a la velocidad programada. En teoría es capaz de reducir el consumo hasta un 10% y el tiempo de viaje en un 2%. Y todo ello utilizando el control de crucero.

Porsche 911 Targa 4 GTS 2015 06

El sistema recoge los datos del navegador para analizar la inclinación de la calzada y el ángulo de la curva. El resultado es una foto en 3D de la carretera para calcular y seleccionar automáticamente la velocidad óptima para trazar la curva. Desde Porsche apuntan a que llega los 0,7 G de aceleración lateral en el modo más eficiente, una auténtica barbaridad… Dudamos que todos los conductores, sobre todo los  menos experimentados, no toquen el freno. Pero ese es el objetivo de este sistema: evitar frenar ante la llegada del giro… y también acelerar antes de las subidas para mantener velocidad.

En un viaje en autovía, no vemos demasiada evolución ni mejoras en el consumo. Otro cantar serán las carreteras secundarias con curvas muy cerradas. Eso te dirán al menos los hypermillers, esos expertos en estirar el depósito de combustible más allá de lo que las marcas anuncian ufanas en cada presentación, saben que el control de crucero no ayuda a reducir el consumo. Mantiene invariable la velocidad, independientemente de si se sube o se baja. Por ello es recomendable para ahorrar combustible acelerar un poco más en las bajadas y aprovechar esa inercia al subir. Si el sistema de Porsche incluye mejoras en este sentido, puede ser un avance interesante en la eficiencia de sus vehículos, que podrían extenderse al resto de coches del mercado.

Vía: Car&Driver

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta