La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) considera ya inevitable que el colapso del carné de conducir se adueñe este verano del sistema de obtención del carné de conducir tras analizar la última comparecencia del director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ante la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados.

El bloqueo de la situación, debido a un grave déficit de examinadores de la DGT para atender la demanda de alumnos que necesitan el carné de conducir y la huelga que los propios examinadores han convocado para el mes de julio, afectará a centenares de miles de personas; las cuales están en proceso de formación y las que esperan al verano para lograr el permiso de conducción. Además, el parón, afectará a miles de profesores, que serán despedidos como consecuencia de la parada de la actividad, y a numerosas autoescuelas, que ya se encuentran al límite y no podrán afrontar el agravamiento de la situación.

En la comparecencia ante la Comisión de Seguridad Vial, Gregorio Serrano aseguró que su Departamento está realizando un gran esfuerzo para solucionar el problema de la carencia de los examinadores, que cifró en 170, una cantidad con la que la CNAE es discrepante, ya que los cálculos de la Confederación sitúan en prácticamente el doble el déficit de funcionarios. Los cálculos de la DGT no tienen en cuenta las 70 jubilaciones de 2017 y las previstas para 2018.

El director general de Tráfico explicó que será en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 cuando haya una ampliación económica para el sistema de exámenes y emplazó a la Dirección General de la Función Pública, adscrita al Ministerio de Hacienda y Función Pública, a que solucione el problema de la carencia de examinadores con la creación de una escala especial, lo que conlleva la apertura del concurso público de empleo a la calle (ahora sólo se puede acceder a este puesto mediante concurso interno).

Gregorio Serrano recordó que en este momento se está dando formación a 24 nuevos examinadores que estarán activos este mismo verano, un número que es insuficiente para evitar el caos en el sistema.

La CNAE cree que ante este escenario, agravado por una convocatoria de huelga de los examinadores, el colapso del sistema está garantizado este verano y no tendrá solución ni a corto ni a medio plazo, con lo que serán cientos de miles los ciudadanos afectados, miles de trabajadores del sector en paro y el cierre para centenares de autoescuelas.

Las jefaturas de Tráfico de las Comunidades de Baleares, Cataluña, Madrid y Valencia, son las que en este momento concentran los mayores problemas por el déficit de examinadores, con un riesgo cierto de colapso este mismo verano. Estas jefaturas dan servicio al 48% de la población del país y el colapso en el examen práctico podría extenderse a un mayor número de jefaturas más si el problema no se soluciona a corto plazo.

Fuente: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta