Durante los últimos 26 años, el Departamento de Energía de los Estados Unidos, en alianza con la industria automovilística norteamericana ha esponsorizado lo que se conoce como Vehículos Avanzados con Tecnología de Competicion con la idea de formar la siguiente generación de ingenieros del mundo del motor. En la pasada edición del desafío EcoCAR, los estudiantes transformaron un Chevrolet Malibu en un modelo súper eficiente con menor consumo. En esta ocasión, los equipos tienen que actualizar el famoso Chevrolet Camaro en un vehículo híbrido.

El rendimiento habitual de un Chevrolet Camaro representa todo un desafío y una oportunidad para los 16 equipos de Canadá y los Estados Unidos que participan en el proyecto de “reforma”. Lo que los ingenieros pretenden no es quitarle prestaciones al deportivo para que se convierta en algo parecido a un Toyota Prius. El desafío consiste en modificar el coche pero con la condición que siga conservando sus características, incluyendo la carrocería, a la vez que reduce el impacto medioambiental con las prestaciones de un vehículo híbrido.

ecocar chevrolet camaro1Las reglas del juego del proyecto son las siguientes: los equipos tienen que reducir las emisiones del tubo de escape a la vez que mantienen al usuario contento con el rendimiento del coche en aspectos como la seguridad y la conducción diaria. Los equipos también tienen que marcarse unos objetivos ecológicos y energéticos teniendo en cuenta los costes económicos que esto puede suponer.

Para que esta competición se asemeje más al mundo real desarrollando un coche, los equipos tienen que incluir gente que venga de diferentes campos técnicos (ingenieros mecánicos, eléctricos y de software y también de otras disciplinas como puede ser la estadística o el marketing para así aportar un popurrí de brillantes ideas)

ecocar chevrolet camaroPor la parte que le toca a General Motors, la compañía no solo proveerá los Chevrolet Camaro si no que también van a aportar aportar capital y componentes mecánicos así como soporte técnico cuando los participantes lo necesiten. Ademas, el Departamento de Energía se va a encargar de monitorizar y juzgar a los contendientes durante 4 años hasta 2018, año en el que acaba la competición.

Os dejamos el vídeo sobre el porqué de la competición y las explicaciones de porqué los estudiantes se han apuntado. Como ya hemos visto anteriormente, no es la primera vez que una universidad americana participa en proyectos relacionados con el mundo del motor.

Fuente: EcoCAR3
Vía: Gizmag

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta