Cuando uno piensa en un puente, la imagen que primero se le viene a la cabeza es una masa de agua abajo, superada por una estructura aérea por la que pueden circular vehículos terrestres. Pero no siempre es así, y el mejor ejemplo es esta maravilla de la ingeniería, el acueducto Veluwemeer, en Holanda. Acueduct VeluwemeerNo es el único ejemplo en el mundo de una infraestructura así, pero sí una de las más llamativas y bellas. Holanda destaca desde hace siglos por su lucha inagotable (e inagotable) contra el agua. Y en esa batalla han creado obras soprendentes que parece ilusiones ópticas, más que realidades ingenieriles.

Acueduct Veluwemeer 02Este acueducto navegable pasa sobre la carretera N302, cerca de Harderwijk, al este de Holanda. La carretera une la Holanda continental con Flevoland, la mayor isla artificial del mundo, y para ello debe adentrarse en el Lago Verluwemeer. El acueducto, que se abrió al tráfico en 2002, mide 25 metros de largo y 19 de ancho y tiene una profundidad de tres metros, lo que permite que pasen barcos pequeños, de poco calado.

Por debajo de él, cada día circulan unos 28.000 vehículos. Hay también unos accesos peatonales, que se convierten en balcones privilegiados desde los cuales la gente puede disfrutar de ls singulares vistas: ver cómo los coches se adentran bajo el agua mientras los barcos navegan sobre ellos.

Vía: Wikipedia
Galería de fotos: De Michael Zaro G+

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta