Un gran robo se ha producido en Live Oak, en el estado de Texas.  Al parecer se trata de una banda organizada que se encarga de robar neumáticos siguiendo este mismo método, tan escrupuloso que parece incluso profesional y que les hizo con un botín de 40 neumáticos nuevos de un concesionario de Cadillac. Para realizar el mañoso hurto, los cuatro ladrones desconectaron la electricidad para poder acceder al recinto sin problemas, aunque se dejaron la cámara de seguridad. El sistema de grabación capturó toda la escena del crimen sin poder detener a los delincuentes mientras metían los neumáticos y las ruedas en un gran camión.

A la mañana del domingo, sorprendidos, los trabajadores se encontraron con los 40 vehículos en perfecto estado, pero sin ruedas. El gerente del concesionario describió el incidente como “desafortunado” y comentó la suerte de que los coches no estuvieran dañados, por lo que pronto podrán volver a la normalidad gracias a que las compañías de seguros cambiarán las ruedas y los neumáticos en menos de una semana.

¿Sospechoso? Puede que el gerente y los criminales se pusieran de acuerdo para repartirse el botín. De hecho, no es el primer caso de robos de este tipo en el estado de Texas. En noviembre del año pasado, también se robaron un total de 45 sets de ruedas y neumáticos aunque no se sabe si se trata de los mismos delincuentes. Nosotros lo desconocemos, pero lo cierto es que parece extraño que unos ladrones tan especializados olvidaran conectar las cámaras de seguridad que afortunadamente podrían grabar la escena y ser notificadas a la policía, para luego notificar al seguro con pruebas fieles, que evitan cualquier escaqueo por parte de la compañía aseguradora.

Fuente: My San Antonio

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta