Algunos trabajadores de las fábricas de General Motors pronto se parecerán un poco más a un androide cuando estén montado su próximo coche. Y es que el fabricante norteamericano planea probar el RoboGlove, un guante robótico basado en la tecnología GM y diseñado en asociación con la NASA, para reducir la tensión y mejorar el agarre de los trabajadores en algunas de sus plantas.

GM y NASA pasaron nueve años desarrollando la tecnología Soft Extra Muscle para su uso en un robot espacial que se lanzó en 2011. El RoboGlove sería algo así como un exoesqueleto blando. Utiliza sensores especiales tipo “tendón” para ayudar a multiplicar la fuerza de agarre del usuario. El operador lleva una batería montada en el cinturón, además de un guante con sensores para los dedos y una envoltura del brazo que contiene la mayoría de los sensores y actuadores.

guante robot GM

Para alguien que trabaja un trabajo extenuante y repetitivo en una planta de ensamblaje de automóviles, el uso del guante podría “reducir la cantidad de fuerza que un trabajador necesita para ejercer cuando se utiliza una herramienta durante un tiempo prolongado o con movimientos repetitivos”, aseguran desde GME en un comunicado.

Bioservo, los creadores originarios de este guante, venderán versiones del guante para diferentes aplicaciones, incluyendo la atención médica, pero GM planea ser el primer fabricante de automóviles de los Estados Unidos en poner el sistema en acción. GM ya había probado una versión de preproducción de RoboGlove y se acercó a Bioservo para ayudar a desarrollar versiones adaptadas a diferentes tamaños de manos y otros problemas con los que se encontrarían en el mundo real.

Fuente: GM
Galería de fotos (de Jake Holmes, cortesía de la NASA)

Ver galeria (4 fotos)

http://www.motor1.com/news/64861/gm-nasa-develop-robotic-glove-for-factory-workers/

1 COMENTARIO

Deja una respuesta