Cuando hace años analizábamos los distintos negocios relacionados con el coche de Google conocimos a Google Cars. La empresa californiana había puesto su punto de mira en la venta de coches a través de Internet (sí, como coches.com). Se trataba de un comparador (como los ya conocidos de hotel o de vuelos), que devuelve un montón de opciones entre las que elegir. Este registro de ofertas y de contactos podía combinarse con sus anuncios Adwords.

Además de toda la información del coche, ofrecía poder contactar con un vendedor, y sugiería ofertas por proximidad al domicilio. Google cobraba al vendedor una comisión por cada dato de contacto solicitado. Empezó a funcionar en California (Estados Unidos), como un servicio beta (en pruebas) para el área de la Bahía de San Francisco.

Google_cars_concesionario

Pues bien, cuando ahora intentas visitar Google Cars ves este mensaje: “El programa de búsqueda de coche beta en el Área de la Bahía de San Francisco de Google se ha suspendido, ya que nos centramos en la creación de la próxima versión de nuestra experiencia de búsquedas relacionadas con el automóvil. ¡Estén atentos para más noticias!”.

No sabemos si esto será la muerte definitiva del intento del gigante de las búsquedas para vender coches o piensa relanzar el site desde otro punto de vista. Hace bien poco conocíamos su patente que combinaba publicidad y movilidad, que ofrecía transporte gratuito o con descuento…  y en el que podría entrar una flota de coches autónomos de cara al futuro. ¿Irán por ahí los tiros del nuevo Google Cars? Seguiremos atentos para ver qué ocurre y si realmente Google lanza una nueva versión de su herramienta de compras de automóviles

Vía: TTC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta