Te presentamos la primera carrera molecular de coches. ¿O pensabas que un coche a escala infinitesimal no tenía derecho a correr en una competición? Si por una extraña casualidad nunca te lo habías planteado, estos tienen ruedas que rotan de manera independiente, ejes y chasis y además se desplazan gracias a una descarga eléctrica que hace que las propiedades mecánicas de la molécula se activen y el coche se mueva.

Para que te hagas una idea, estos pequeños automóviles son 100 veces más pequeños que una molécula de ADN y 30.000 veces más delgados que un cabello. Cada vehículo está compuesto por una sola molécula formada por 100 átomos. ¿Y por dónde se desplazan? Por una superficie de oro que se mantiene a más de 260 ºC en la cual los coches han de ser colocados meticulosamente.

La carrera sólo será visible a través de un microscopio único localizado en Toulouse, donde tendrá lugar y durará dos días. Hay equipos de Francia, Japón, Suiza, Estados Unidos, Austria y Alemania, y cada uno contará con un control en una pantalla que les permita guiar el coche ¿Quién ganará?

Fuente: NanoCar Race

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta