Después de que 2013 fuese sin duda el año del 50 aniversario del Porsche 911, este 2014 será recordado también por los 40 años del 911 Turbo. El segundo modelo de la marca de Sttutgart ha sido sin duda el nucleo de la empresa durante medio siglo, aunque desde su nacimiento la gama no ha parado de crecer. Fue en 2009 cuando la marca osó incorporar una berlina a su oferta, el Porsche Panamera, pero la idea veía de lejos. Mucho antes, el fabricante de automóviles ya había considerado producir una berlina de lujo… Aunque nada tiene que ver en ello este Porsche 911 de cuatro puertas.

La historia es basstante curiosa, ya que el proyecto no partió de la marca. En 1967, William Dick, un distribuidor de Porsche en San Antonio, Texas, quería hacerle a su esposa un regalo especial en Navidad. El garaje de la familia de Dick albergaba una flota de coches que incluía varios Porsche, un Ferrari y un Rolls-Royce, pero no contaba con un sedán de cuatro puertas. ¿Y por qué no fabricar un Porsche 911 sedán?

Porsche 911 4 puertas Sedan by Troutman-Barnes 1967 02El Sr. Dick envió al gerente de su concesión Porsche a Italia para que visitase a los distintos carroceros y les presentara su idea de fabricar construcción de un Porsche 911 de cuatro puertas. Sólo uno de los estudios se tomó en serio esta petición y su hombre de confianza regresó con algunos bocetos del posible diseño.

Un contacto en los EE.UU. sugirió que Troutman-Barnes, de Culver City, California, podría ser capaz de llevar un proyecto así a la realidad, por lo que se pusieron en contacto con ellos. Su punto de partida fue un Porsche 911 nuevo de 1967. Lo cortaron por la mitad, construyeron un nuevo pilar B y tuvieron que añadir también un pilar C del que poder colgar las puertas traseras.

Porsche 911 4 puertas Sedan by Troutman-Barnes 1967 03Las puertas traseras eran puertas delanteras de un 911 estándar, montadas al revés y en los lados opuestos. Es decir, una puerta delantera izquierda se convirtió en la puerta trasera derecha y viceversa. La fábrica de Porsche fue la encargada de realizar dos asientos traseros para el coche.

Las llantas Fuchs de aluminio y magnesio se reemplazaron por otras llantas de acero cromado con tapacubos, para darle un aspecto sedán más apropiada y controlar mejor el peso adicional del coche. También contó con otros detalles de lujo, como la instalación de motores eléctricos en las puertas para subir y bajar las ventanillas.

Parece ser que no fue la única unidad fabricada (puedes encontrar muchas fotos de otro 911 de cuatro puertas marrón) que fabricaron los manitas de Troutman-Barnes. A William Dick la broma le costó más que un Rolls- Royce, pero el caso es que la Sra Dick recibió su Porsche 991 de cuatro puertas a tiempo para celebrar la Navidad de 1967. Hemos investigado para saber qué ha ocurrido con este curioso coche, pero parece ser que nadie sabe dónde está hoy en día.

Vía: Carscoops

1 COMENTARIO

Deja una respuesta