Un informe de la Agencia de Evaluación Ambiental Holandesa (PBL) para la Unión Europea daba una buena noticia a finales del año pasado: Tras la escalada vertiginosa de la última década el aumento global de las emisiones de CO2 se redujo al 0,5% en el 2014. China “apenas” aumentó sus emisiones un 0,9% (como en Estados Unidos), gracias a que empieza a dejar el carbón por el gas y energías renovables… si bien continúan siendo responsables de casi la mitad de las emisiones mundiales.

Mientras la Unión Europea reducía un 5,4% sus emisiones, India aumentaba un 7,8%… lo que las “compensaba”. Hay que tener en cuenta que China, Estados Unidos, Unión Europea e India contribuyen en su conjunto al 61% de las emisiones… si bien los tres primeros han adquirido compromisos en diciembre, en la Cumbre del Clima de París de la que hoy te hablamos.

La agencia holandesa, considerada como una de los máximos referentes mundiales, predice que el mundo se mueve hacia “un nuevo período de lento aumento de las emisiones” aunque de momento no han tocado techo… ni se prevé una reducción global a corto plazo.

COP 21: el acuerdo de París

Durante el mes de diciembre, el futuro del mundo se cocía en París.Hablamos de la Cumbre del Clima, donde se alcanzó un acuerdo que, por primera vez, compromete a las naciones a unas reducciones específicas de emisiones de gases de efecto invernadero. El principal acuerdo alcanzado es que la temperatura no suba mas de 2º C en relación a los niveles preindustriales, aunque se pone como meta los 1,5 ºC. Una propuesta que, siendo francos, parece difícilmente alcanzable.

contaminacion paris

El acuerdo, pide que los países firmantes evalúen sus progresos hacia los objetivos de reducción de emisiones cada cinco años. Además, se les demanda que ajusten sus esfuerzos en consecuencia, mientras implora una inversión mayor en labores de investigación y desarrollo de tecnologías de energías limpias. Hay múltiples aspectos de este acuerdo (puedes descargarte las 31 páginas al final del artículo), pero vamos a destacar dos:

  • El objetivo que a partir de 2050, las emisiones provocadas por actividades humanas estén en equilibrio con las que pueden ser capturadas por medios naturales o tecnológicos. En caso de llegar a implantarse el acuerdo de París, el mundo alcanzaría la meta de cero emisiones netas de carbono antes de finales de este siglo.
  • Los países mas desarrollados, principales responsables de las emisiones contaminantes en el pasado, se comprometen a liderar los recortes de emisiones. Los países actualmente en desarrollo, que dependen del carbón y del petróleo para la generación de energía, se comprometen a ir cambiando paulatinamente las fuentes de generación de energía contaminantes por energías renovables.

Los compromisos de reducción de emisiones ante la cumbre de Paría podrían, sin embargo, provocar un calentamiento global de 2,7 grados a lo largo de este siglo, por encima de la “zona de seguridad” de 2 grados estipulada por los científicos.

El problema es que capturar carbono (clave en la estrategia marcada para cumplir objetivos) no resulta tan sencillo. La tecnología para separar el dióxido de carbono de las emisiones de las plantas energéticas (además de la infraestructura de transporte y almacenaje subterráneo) resulta demasiado cara y torpe para desplegarla comercialmente. Hay investigaciones en marcha interesantes, pero no se vislumbran rentables a medio plazo.

¿Y plantar bosques para eliminar gases de efecto invernadero de la atmósfera? Loable… pero ineficaz. Según el científico climático australiano Tim Flannery, haría falta un bosque cuatro veces el tamaño del continente de Australia para conseguir hacer una pequeña mella en el nivel atmosférico de carbono. Y el Panel de Naciones Unidas para el Medio Ambiente habla de los incierto que sería un plan así a gran escala.

Es por eso que los científicos ponen su énfasis en el almacenamiento energético y la energía nuclear, campos donde se vislumbran avances rápidos durante las próximas décadas… más desde luego que  capturando carbono de plantas energéticas

Fuentes: Agencia de Evaluación Ambiental Holandesa, Acuerdo completo de la COP 21 de París (pdf).

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta