El lujo y el derroche en la vida de un multimillonario no es ningún secreto ni tampoco una novedad que nos venga a sorprender. Sin embargo, algo sí que ha cambiado en sus modos de vida. Si bien este selecto club al que pocos tienen la suerte de pertenecer acostumbraba a vivir al margen de la realidad del resto, siempre habían llevado sus estrafalarias vidas en privado.

Sin embargo, al igual que el resto de mortales, las redes sociales les han servido para mostrar al mundo sus idílicas y extravagantes vidas, y a nosotros nos han dejado perplejos. Instagram es su ventana al mundo y nos deleitan con sus viajes a lugares paradisíacos o sus visitas a las boutiques más exclusivas del mundo a la vez que compiten entre ellos para alcanzar un nivel de exclusividad más alto, si cabe.

a98bbee3f59c4b20c176f564a8970062Sin embargo, no se queda ahí la cosa. Ellos también son humanos y tienen sus mascotas, a los que adoran como si fueran parte de la familia. Y con los que, como no, comparten sus incalculables fortunas. Desde ropa de Chanel hasta copas de champán. Ningún rico que se precie descuida su mascota y quiere que el mismo lujo que ellos disfrutan lo puedan tener sus perros.

Las principales casas de moda han visto aquí un mercado que tiene bastantes asiduos, pero cada vez más fabricantes de coches también se están sumando a esta controvertida moda. Las mascotas comparten vuelos privados y viajes en vehículos de diseño, pero el último paso es que ellos mismos tengan su propio coche, hecho a medida. Si no te lo crees, mira el Audi o la limusina de la que disfrutan dos de estas mascotas VIP.

Fuente: Instagram
Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta