He aquí la típica historia de abuso de poder. Y es que unos agentes de policía de Londres decidieron incautar un Lamborghini Huracán con el pretexto de que carecía de seguro para darse una vuelta superando el límite de velocidad permitido en la zona.

El deportivo en cuestión pertenece a la compañía de alquiler City Supercars con sede en Londres y en el momento de lo sucedido uno de los empleados de la empresa se lo estaba llevando a un cliente que se lo iba a llevar a una boda. El conductor llamó a su jefe, abogado y propietario de la compañía, para que hablase directamente con los agentes.

Al parecer el seguro del vehículo había sido renovado en otra aseguradora pero no salía reflejado en la base de datos del seguro, por lo que el abogado le envió a la policía un correo electrónico donde aparecían los documentos.

policía Londres

Los agentes no tuvieron en cuenta esta prueba por lo que mantuvieron su insistencia en quedarse con el Lamborghini Huracán. “Dijo que podría haberlos hecho con Photoshop y que no era una prueba fiable por lo que iba a incautar el coche”, explica Erwyn Mackee, el propietario de la compañía City Supercars, quien además publicó tweets con todo lo sucedido.

Para que la teoría del Photoshop hubiese sido válida, el abogado tendría que haber sido veloz como un Lambo ya que solo lo podría haber hecho mientras estaba hablando por teléfono con el propio policía. La incredulidad de los agentes no tiene parangón ya que tampoco se creyeron que Mackee fuese abogado.

La policía metropolitana llegó a amenazar al conductor con arrestarlo si no mantenía la calma, para luego ver como llegaban cinco coches más de policía. “No debían tener mucho que hacer por la noche y querían mirar el coche”, ironiza Erwyn Mackee. A lo que agregó que lo sucedido no tiene sentido por lo que está convencido de que “él solo quería tener un poco el Lamborghini”.

policía Londres 2

Sin embargo, el suceso va más allá y es que los registros de seguimiento muestran que el superdeportivo fue conducido de camino al norte de Hounslow a velocidades de 85 km/h, 76 km/h y 101 km/h en zonas limitadas a 48 km/h. “Ir a más de 96 km/h en zonas de 48 km/h es muy inseguro, por lo que nadie debería ir a esa velocidad. Además si nos pillan a nosotros a esa velocidad nos pondrían una multa enorme”, agrega Mackee.

City Supercars que alquila coches de alta gama como Ferrari, Bentley o Aston Martin, presentará una queja formal a la Comisión Independiente de Quejas contras la Policía además de los datos que publicó en su cuenta de Twitter, al igual que este vídeo que recoge el Daily Mail.

Vía: Jalopnik, Telegraph, DailyMail

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta