A principios del verano, la DGT nos informaba de que ya eran cuatro los helicópteros Pegasus que vigilan la velocidad en carretera…  Su objetivo, según la Dirección General de Tráfico, “controlar la velocidad en las carreteras, principalmente en las vías convencionales”. Los cuatro operan ya desde sus bases cubriendo la vigilancia de las carreteras, sobre todo las secundarias, de Levante, Galicia, Castilla y León, Asturias, Cantabria, la zona Centro y Andalucía.

Entonces, aseguraba el ente público que pronto “dentro de pocas semanas”, entraría en funcionamiento un quinto jinete. La idea era aumentar la seguridad (y el control) de todos los desplazamientos veraniegos, muchos más que en otras épocas. Debería ser en los próximos días cuando este helicóptero entre en servicio.

Al igual que sus antecesores, el nuevo radar está equipado con un mecanismo y un software incluido en la cámara de vigilancia que llevan los helicópteros de Tráfico, de modo que capta la velocidad de los vehículos, además detectar otras infracciones desde el aire.

imagen DGT Pegasus

Desde la llegada del primer Pegasus, en marzo de 2013, 2.064 conductores han sido denunciados. Los tres primeros helicópteros Pegasus disponibles hasta antes del verano habín controlado la velocidad de 13.458 vehículos, con 672 horas de vuelo. Es decir, que en una hora de vuelo el Pegasus es capaz de controlar aa 20 vehículos… de los cuales multa a tres. Como decíamos hace un tiempo (cuando se confirmó que habría más que aquella unidad original) son caros, pero eficaces.

La velocidad media a la que circulaban los conductores de los vehículos denunciados era de más de 30 km/h por encima a la estipulada en la vía. Aún así, la velocidad máxima detectada y denunciada en una carretera con límite de 120 km/h fue de 232 km/h. En carreteras con límite de 100 km/h se detectó un vehículo a 195 km/h y en el caso de carreteras limitadas a 90 km/h, la velocidad máxima a la que fue interceptado un conductor fue de 162 km/h.

Los radares Pegasus constan de dos cámaras: una panorámica que facilita el seguimiento y la captación de la velocidad, y otra de detalle que tiene un objetivo que permite leer la matrícula del vehículo hasta velocidades de 360 km/h. Este tipo de radares resultan operativos incluso a 300 metros de altura y a una distancia en línea recta con el vehículo controlado de un kilómetro.

Fuente: DGT

1 COMENTARIO

Deja una respuesta