Quizá alguna vez te hayas preguntado para qué sirven esos puntos negros que se encuentran en la parte superior de cualquier luna de automóvil. Seguro que más de una vez te has fijado, y es que no solo están en los coches, sino que también están en los cristales del transporte público, incluyendo trenes.

Cada pieza en el coche tiene una finalidad, y pocas veces suele tratarse de elementos de decoración, y mucho menos cuando es un patrón que se repite tantas veces en los cristales de los coches. Alguna vez te habrás planteado que quizá se trate únicamente de una forma de marcar los cortes en los cristales, o que simplemente se trata de un factor estético.

Además, seguro que más de una vez te habrás detenido a tocarlos. Te habrás dado cuenta que tienen como un tacto plastificado. Realmente están formados por una pintura de cerámica que es prácticamente imposible de quitar, por mucho que lo intentemos. Estos puntos sirven para proteger de los rayos ultravioleta al sellador del cristal, además de impedir que el agua y otras sustancias se introduzcan en nuestro coche.

¿Tiene bastante sentido verdad? Teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que nuestro coche pasa expuesto al sol, a la lluvia e incluso a la nieve, necesitamos algo capaz de proteger el interior del vehículo. Y el cristal precisa de estos puntos para poder cumplimentar su función de manera perfecta.

También es cierto que cuentan con un pequeño elemento estético, y es que sirven para cubrir las manchas  de pegamento que se usaron al pegar el cristal. Es cierto que quedaría un poco mal ver el pegamento negro en el cristal de tu coche.

¿Qué te parece esta información? Interesante, ¿verdad? Aquí también demostramos que cada parte del coche tiene su utilidad, incluso esos puntos negros que siempre pasan desapercibidas del cristal. Para la próxima vez que alguien te pregunte algo al respecto, ya sabrás que responder.

Fuente: Sopitas

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta