Nos gusten más o menos, pero en muchos casos, los sistemas de vigilancia y control del tráfico son necesarios para mantener el orden y la seguridad en nuestras carreteras. Sin embargo, el problema viene cuando su finalidad está muy alejada de mejorar o mantener la seguridad, y manifiestan un claro fin recaudatorio. Si alguna vez te ha sorprendido la audacia del gobierno al situar radares o cámaras escondidas en los lugares más insospechados, vas a flipar con lo que han llevado a cabo en Arizona (Estados Unidos).

En un pequeño pueblo de apenas 13.000 habitantes, conocido como Paradise Valley, sus habitantes no salen de su asombro y es que las autoridades locales han decidido instalar radares camuflados dentro de algunos cactus para que los conductores no se percaten de su presencia.

Aprovechando la abundancia de este tipo de plantas tan propias del desierto de la zona, conocidas como saguaros, la policía local, ha decido instalar una serie de cámaras integradas en falsos cactus con el objetivo de localizar vehículos robados o con una orden de búsqueda y captura, informando inmediatamente a los agentes de la policía. De esta manera, las cámaras están diseñadas para leer las matrículas y comparar esos datos con la base de datos de vehículos robados, de manera que cuando se detecte alguna coincidencia automáticamente saltará una alerta a la policía.

cactus-camara-trafico-arizonaParece ser que esta idea no es del todo nueva ya que estas mismas cámaras, ya habían sido instaladas previamente en algunos de los semáforos más transcurridos de Paradise Valley. De hecho, el Departamento de Policía anunció en varias ocasiones que gracias a estas cámaras habían logrado recuperar varios coches robados y arrestar a sus conductores, de manera que la idea de situar ahora estas cámaras dentro de los cactus, ha sido “exclusivamente” para minimizar el impacto visual.

Pero, como pasa siempre, no han tardado en surgir las críticas por parte de aquellos que piensan que, aparte de controlar a los delincuentes, estas cámaras tienen también un fin recaudatorio, aunque por el momento, su única finalidad es la de identificar vehículos robados. Sin embargo, quien sabe lo que pasará en el futuro.

No obstante las autoridades de este pueblo proclaman con orgullo “ser los primeros en incluir un programa de seguridad en el tráfico utilizando dispositivos de medición de velocidad, junto con la fotografía fija y ordenadores para hacer cumplir las leyes de velocidad”.

Fuente: FOX

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta