Los largos viajes en coche son una dura prueba para las familias, especialmente si viajan con niños. De pequeño, todos hemos oído la típica frase de “¡Como no te portes bien te dejamos en la próxima gasolinera! Una amenaza que nunca se materializa pero que a veces sucede de forma no intencionada.

Esto ocurrió hace unos días en la región brasileña de Passo Fundo. Un conductor argentino olvidó a su mujer en una gasolinera de la zona y se percató de su ausencia después de haber recorrido 100 kilómetros.

familia viaje coche

Al más puro estilo Solo en casa, su historia podría haber salido perfectamente de una película. Al parecer, la mujer iba durante todo el viaje dormida en la parte de atrás del vehículo. Su marido, agotado del viaje, decidió hacer una pequeña parada para repostar e ir al baño.

Mientras todo esto ocurría, la mujer se desveló y optó por ir a la tienda a comprar algo para comer, con tan mala suerte de que al volver se encontró sola en mitad de la gasolinera extranjera. El confiado marido pensaba que su esposa seguía durmiendo plácidamente en la parte  de atrás, por lo que no se percató de que no estaba hasta después de haber recorrido 100 km.

Pero esto no es todo. El matrimonio no viajaba solo, sino que el hijo de catorce años que se encontraba junto a la madre en la parte de atrás tampoco se dio cuenta. El joven hechizado por el teléfono móvil no percibió que su madre se bajaba del coche y tampoco de su ausencia durante esos 100 km.

conduccion

La mujer desesperada intentó contactar con ellos a través del móvil pero al estar de vacaciones en un país extranjero ninguno de los dos tenía red. La solución fue llamar a la policía del condado, que acudió en su ayuda y la llevó la comisaría más cercana mientras dar con el paradero de su marido. Dos horas más tarde, Walter, que así se llamaba el marido, apareció en el puesto policial. Según cuentan los testigos, la mujer estaba visiblemente enfadada pero no le atacó. Eso sí, su enfado aumentó en el momento que los vio aparecer, pues no entendía como habían tardado tanto en darse cuenta.

Una historia curiosa que ha recorrido el mundo apareciendo en diarios tan reputados como el Telegraph. Sin duda, el marido habrá aprendido la lección y a partir de ahora revisará con sumo cuidado el asiento de atrás cada vez que reinicie la marcha.

Fuente: Blastingnews, Telegraph.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta