El proyecto IET Formula Globin busca inspirar a niños de entre 9 y 11 años para que se interesen en la ingeniería de una manera divertida e innovadora: retándoles a crear su propio coche eléctrico. Y los alumnos del colegio de primaria The March Church of England tienen la suerte de contar con la ayuda de sus vecinos, ya que se encuentran a solo 100 metros de la sede central de Rolls-Royce. En la carrera de 2014 quedaron en la posición 61/82 y se llevaron el premio a la mejor carrocería y este año han vuelto con las pilas bien cargadas.

Unas clases que han tenido lugar tanto en el colegio como en las instalaciones de Rolls-Royce han permitido a este grupo de aprendices, el March Team, crear el March 2 Glory junto a grandes profesionales. Con el mismo color azul del Phantom Drophead Coupé Waterspeed Collection en combinación con unos efectos de aluminio y una parrilla característica de la marca alcanza los 13 km/h.

Rolls-Royce_kart (4)

Todos los detalles están muy cuidados: asiento de cuero en el que se pueden ver las iniciales de todos los niños, cambio de la clásica insignia por una de una liebre de madera, que también puede verse pintada en la carrocería en el mismo color que las rayas pintadas a mano a juego con las que han pintado en las llantas. No falta un marco de aluminio, para reducir el peso del vehículo, y los paneles están fabricados con las tecnologías más avanzadas de Rolls-Royce para hacerlo más aerodinámico. Además, bien orgullosos de su trabajo han puesto el nombre “March 2 Glory” en los laterales del vehículo y en la matricula.

Estamos seguros que de este colegio saldrá más de un ingeniero/a del automóvil por “culpa” de sus vecinos. Recuerdo los típicos proyectos de colegio en el que te pedían simplemente hacer un circuito eléctrico o construir una noria, ¿por qué no fui yo a ese colegio? Ojala muchas empresas tomaran el ejemplo y los pequeños pudiesen disfrutar de actividades como esta.

Fuente: Rolls-Royce

Galería:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta