¿Quién no disfrutó de pequeño con las aventuras de los Looney Tunes? Esta comedia al estilo slapstick ha sacado sonrisas a muchas generaciones de personas desde el año 1930. Fue 19 años más tarde, en 1949, cuando Chuck Jones creó al Coyote y al Correcaminos, en una eterna disputa al estilo de personajes como Tom y Jerry.

Buscando alcanzar a su presa, el Coyote siempre acababa recurriendo a artilugios de la empresa ACME, que fallaban en su funcionamiento y le convertían en víctima de su propio ingenio. La gravedad era compañera habitual, para mal, de la mayoría de cortos, ya fuera cayendo él mismo o siendo aplastado por otros objetos, como rocas del desierto, yunques, pianos…

De pianos va el asunto. ¿Es capaz de aguantar un coche tanto como el Coyote? Para saber la solución, solo necesitamos lo siguiente: un coche, una grúa, una variopinta selección de instrumentos musicales, unas cuantas cámaras y un desierto en el que grabar la hazaña.

CarBoom! es una serie de ocho episodios dedicada a reventar los coches que se les pongan por delante de las maneras más endiabladas que se les ocurra. Por ejemplo, utilizando un dinosaurio robot capaz de escupir fuego para hacerte un automóvil a la brasa.

Aunque claro, siguiendo con el tema de la gravedad, ¿por qué conformarse con un piano? Lanzar un coche contra otro puede ser igual de divertido, aunque el doble de sufrimiento para los amantes más acérrimos de los vehículos.

Definitivamente, si tuviéramos que dar un veredicto, el Coyote y su espíritu incansable se llevan el premio a la resistencia. Más de 50 años desde su creación y todavía se levanta tras cada golpe. Por su parte, los coches que hoy hemos mostrado no parece que vayan a recorrer muchos más kilómetros. Esperemos que no los lleven a los talleres de ACME.

Fuente: CarBoom!

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta