¡Agárrate que vienen curvas! Podríamos estar hablando de una carretera dónde las curvaturas fuesen protagonistas (como sucede en la mayor parte de las veinte más espectaculares), sin embargo, a pesar de que las hay es la estrechez del trazado sin lugar a dudas quién te dejará sin respiración. ¡Impresiona y mucho! Y es que la ruta conocida como Saach Pass situada en el Himalaya se postula como una de las carreteras más peligrosas del mundo, sumando una más a la lista de vías con mayor peligrosidad del planeta.

El alpinista británico Mick Fowler, junto a su inseparable amigo Paul Ramsden, han grabado desde el interior de su furgoneta la sorprendente carretera de camino al campo base del Kailash Kishtwar en el Himalaya indio. El camino excavado en las rocas cuenta con 4.400 metros de altitud pero no así con pretiles o guardarraíles de protección aunque esto no frena a los excursionistas y turistas que cada vez más acuden al lugar para disfrutar en primera persona de la adrenalina que proporciona dicha carretera.

La calzada no es apta para personas con problemas cardíacos ya que los escasos centímetros que sólo permiten transitar a un vehículo (y ya con cierta dificultad), aceleran el corazón a cualquiera durante todo el recorrido que conecta el Valle de Chamba con el Valle de Pangi en el estado de Himachal Pradesh, al noroeste de la India. Aunque, bien es cierto, que el paisaje compensa ya que es inmejorable la nitidez con la que se aprecia desde lo alto del acantilado la vegetación y el río. Vistas propias de las típicas postales de viajes.

Por lo tanto, no es de extrañar que un fotógrafo sueñe con acercar hasta allí su objetivo, por lo que el escritor de viajes y fotógrafo Rishad Saam Mehta se ha subido a su Audi para poder así capturar la mejor instantánea. “La conducción es una espina que sientes con una mezcla de regocijo embriagador y miedo“, dice Saam. Asimismo, ofrece un par de consejos para que las personas se mantengan en el centro de la vía y no se acerquen al borde que puede sufrir pequeños derrumbes. Sin embargo, en el vídeo podemos ver a un grupo sentados en el canto de la pista mientras, sin inmutarse, dejan pasar a los coches.

El camino pedregoso sólo está abierto al tráfico entre junio y mediados de octubre, ya que el resto del año permanece cerrado por las fuertes nevadas que caen en la zona. ¿Estás preparado para recorrer lentamente esta insólita carretera del Himalaya?

Vídeos: Berghaus,Rishad Saam MehtaOleksandr Rysenko
Vía: Meridianos

1 COMENTARIO

Deja una respuesta