Si algo tiene la vida es que no para de darnos sorpresas. Y lo mismo ocurre en las competiciones automovilísticas. Hay vida más allá dela Fórmula 1 o los rallyes. Como los coches dragster: los más rápidos, las bestias de la aceleración, los que se comen a bocados la pista.

Estos vehículos suelen disputar el campeonato National Hot Rod Association (NHRA) de Estados Unidos, en el que se enmarcan fundamentalmente dos categorías: Funny Cars y Top Fuel. Ahí es donde nuestros protagonistas de la velocidad pueden alcanzar velocidades desorbitadas superando los 530 km/h. Por ello los dragster se fabrican especialmente para estos circuitos en los que la aerodinámica también debe ser diseñada particularmente para estas ediciones limitadas.

Hay especial cuidado por la seguridad. Si en la F1 todo cambió con el accidente del piloto Roger Williamson, los dragster tuvieron que reducir la distancia de la trazada de los históricos 1.320 pies (más de 402 metros) a los 1.000 (casi 305 metros) tras el accidente de Scott Kalitta. El piloto perdió la vida en el circuito de Englishtown cuando su dragster Funny Car explotó al final de la carrera a una velocidad de 483 km/h.

¡Volvamos a la carrera que nos ocupa! Y es que hoy la expectación viene de la mano del primo de Scott Kalitta porque consigue amaestrar lateralmente su Mac Tools Top Fuel Dragster. El piloto Doug Kalitta agarra a la bestia de ocho litros sobrealimentados capaces de alcanzar picos de 10.000 CV de potencia antes de que termine en el muro.

La proeza de Kalitta la ha recogido una cámara superlenta, en la que los 1.000 frames por segundo captan la deformación de los neumáticos y la carrocería que a altas velocidades acaba produciendo el movimiento de una gelatina. ¡Increíble lo que el ojo humano se puede llegar a perder! El vídeo de la hazaña, que casi alcanza las 123.000 visualizaciones, lo puedes disfrutar a continuación:

Vídeo: NHRA
Vía: Motorpasion

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta