El siguiente vídeo es una clara muestra de que saber robar no es una habilidad que esté al alcance de todos. Parece que alguien debería buscar una profesión más honrada a partir de ahora. Por su bien y por el de todos los demás.

Las personas tenemos muchas cualidades y saber robar nunca debería ser una de ellas, pero cuando alguien comete un hurto de manera tan torpe como este chico, sólo hay una manera de catalogar sus habilidades: ¡inexistentes! La acción tiene lugar en una gasolinera y probablemente sea el vídeo más inverosímil que veáis en el día de hoy.

En el siguiente vídeo, podemos ver como un ladrón roba el bolso de un coche al mismo mientras su conductora rellenaba el tanque de combustible de su vehículo. Una vez realizado el hurto, el saqueador huye en su scooter con tan poco acierto que a los pocos segundos acaba empotrado en una pared situada a unos 10 metros del lugar donde cometió el robo previamente.

Tras ver este desternillante vídeo podemos sacar una moraleja en claro. Robando no llegarás muy lejos y nuestro protagonista lo ha podido comprobar en primera persona y contra la dura pared.

Fuente – Youtube

1 COMENTARIO

Deja una respuesta