En más de una ocasión hemos hablado de los adelantamientos, esa maniobra necesaria en algunas ocasiones, pero que conlleva mucho riesgo si no se hace de manera correcta. Por norma general sabemos que solo debemos adelantar cuando vemos una línea discontinua en la carretera, predominante en autopistas y autovías, donde sobrepasar a otro vehículo es una tarea relativamente sencilla y segura.

Hay más problema en las vías secundarias con un carril en cada sentido, pues el adelantamiento nos pone en riesgo de choque frontal. Por eso es importante realizarlo en zonas de alta visibilidad y siempre que lo permita la línea discontinua. Sin embargo, hay una serie de excepciones aceptadas que venimos a remarcar. Os contamos las ocasiones en las que adelantar con línea continua es perfectamente legal y no conlleva multa.

Bicicletas

El de los ciclistas es uno de los colectivos más expuestos en nuestras carreteras. La diferencia de velocidad y tamaño con los coches convencionales hace que los adelantamientos sean complicados en algunas ocasiones. Por este motivo se permite adelantar a las bicicletas aunque se rebase una línea continua. Pero ojo, no a cualquier precio. Sigue siempre imprescindible una buena visibilidad para cerciorarse de que no viene otro coche (o ciclista) de frente.

Como en el resto de casos, independientemente del tipo de vía, cuando se adelante a un ciclista es totalmente obligatorio dejar una distancia de seguridad de 1,5 metros como mínimo. Para cumplirlo es necesario, como hemos dicho, rebasar la línea divisoria de la calzada y se podrá invadir por completo el carril contrario si se hace de forma segura. Adelantar con línea continua a un ciclista no conlleva multa, pero sí seremos sancionados con 200 euros si no dejamos la distancia de seguridad al hacerlo, pues se considera una infracción grave.

Ciclomotores

En el caso de que se tenga que hacer un adelantamiento a un ciclomotor se podría aplicar la misma normativa. Aunque este tipo de vehículo pueda circular a una velocidad superior que una bicicleta, lo cierto es que sus limitaciones y desventajas respecto a los turismos son claras. Así que se permite adelantar a ciclos y ciclomotores rebasando parcial o completamente una línea continua siempre que se mantenga la distancia de seguridad (mínimo 1,5 metros).

Mientras son adelantados, estos vehículos tienen la obligación de favorecer la maniobra. Sería también sancionable que aumentasen la velocidad o que hicieran movimientos que complicasen el adelantamiento. Tampoco hace falta reducir drásticamente la velocidad, simplemente mantenerse y no hacer nada raro. Esto también es aplicable a los ciclistas.

Personas o vehículos de tracción animal

A día de hoy no es tan habitual como hace unas décadas, pero todavía es posible encontrarse con vehículos de tracción animal en carreteras secundarias. En este caso también se podría adelantar a pesar de que haya línea continua y se mantendría esa distancia de seguridad mínima de 1,5 metros. La misma normativa la encontramos para adelantar a personas que circulasen por el arcén de la calzada o en el caso de encontrarnos animales en la carretera.

Vehículos inmovilizados

Cuando un vehículo sufre algún percance tiene que intentar obstaculizar lo menos posible la carretera para mejorar la seguridad. Aunque hay ocasiones en las que no es posible y el coche queda ocupando parcialmente la vía. En este caso también sería legal adelantar aunque haya línea continua, siempre que esa inmovilización no sea impuesta por las necesidades del tráfico, sino por alguna emergencia.

En este caso también se tiene que dejar una distancia de seguridad, así que se puede invadir por completo el carril contrario siempre que se haya comprobado correctamente que no hay peligros ni viene nadie en dirección contraria.

Obstáculos en la calzada

Al igual que nos podemos encontrar con un vehículo ocupando parte de la carretera, es perfectamente viable que haya otro tipo de obstáculos en la calzada. Bien sea por un desprendimiento, por una carga extraviada o por cualquier otro elementos; se podrá pisar la línea continua para evitarlo. Siempre habrá que cerciorarse de que la maniobra se hace sin peligro se puede invadir parcial o totalmente el otro carril.

En el resto de ocasiones, adelantar con línea continua está considerado como una infracción grave que conlleva una multa de 200 euros sin pérdida de puntos

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta