La principal razón por la que los consumidores nos decantamos por la versión básica de un coche, es obviamente el precio. Y es que finalmente nos quedamos como unos niños contemplando el escaparate de una pastelería ante toda la gama de equipamiento adicional que podríamos incorporar a nuestro coche. Pero por el pudor de nuestra cartera nos convencemos de que son extras que no valen la pena.

Si por una parte es cierto que muchos extras resultan irrelevantes, elegir la opción básica del modelo puede volverse un auténtico suplicio. Estas son cuatro razones con las que intentaremos convencerte de que la opción más básica, es básicamente ridícula:

1. Estás comprando el coche más barato que puede producir la marca

Que la calidad no tiene por qué ser cara es algo que no contradecimos. Pero que el principal atributo del coche sea su precio, es algo que al tiempo te resultará caro. Principalmente porque estarás conduciendo un coche al que se le han bajado hasta el mínimo el nivel de detalle en sus especificaciones. Algo parecido a irse de acampada sin saco de dormir, de primeras piensas que perfectamente podrás dormir en el suelo, hasta que cada día se convierte en una tortura.

Aspectos que das por hecho en un modelo básico, pueden figurar en la lista de equipamiento adicional. Así que si te vas a comprar un coche nuevo que es sospechosamente muy, muy barato, atento a su equipamiento.

2. No te arrepentirás del dinero “extra” pagado en los extras

Sentarse en un coche y sentirte a gusto…no tiene precio

A la mayoría de los mortales nos gusta más la sensación de ganar dinero que gastarlo. Sin embargo nuestro dinero es limitado y nuestras necesidades infinitas. Es entonces cuando tenemos que tomar algo doloroso llamado decisiones.

Si siempre tomas la decisión más barata puedes estar comprometiendo tu propio bienestar. ¿Tiene sentido comprarse un colchón duro como el cemento por ahorrar 200€?  El precio de la cama lo acabarías amortizando en cuestión de tiempo, además estarías invirtiendo en tu satisfacción.

Este mismo planteamiento lo podemos extender a los extras de un coche. Si de media nos vamos a pasar más de tres años al volante de un coche, quizás no es tan mala idea invertir en unos buenos asientos.

Y tranquilo, no te pasarás la vida pensando en cómo podías haber invertido el dinero gastado en el asistente de aparcamiento.

3. El modelo básico pierde muchísimo valor en su reventa

Si compras muy barato, tendrás que venderlo por una miseria…

No hace falta ser un Nóbel de economía para deducir que si compramos un coche barato su valor caerá en picado una vez decidamos volver a ponerlo en venta. Si por ejemplo quieres comprar un coche con la visión de que se volverá un clásico con los años, nadie estaría dispuesto a comprar tu coche si aparte de ser un clásico no tiene un equipamiento que lo hace especial.

En caso de duda, haz lo que haría Fred Astaire.

Y retornando a la tierra, en el mercado de los vehículos de ocasión, puede salir más rentable invertir en un equipamiento útil para a cambio tener más poder de negociación sobre el precio final.

4. Te sacarán de quicio los botones inútiles

Aagh…¡qué rabia da mirarlo!

¿Conoces esa sensación de sentarte en un coche cuyo panel tiene botones sin “rellenar”? Interruptores en blanco que te recuerdan cada día algo que pudo ser y sin embargo nunca será. O por lo menos, no del todo. Parecido a comprarse unas zapatillas caras y espectaculares ahorrando en unos cordones cutres.

Un ejemplo visual de que las cosas no pueden hacerse a medias. De que los coches no deben sacarte de quicio,de que la experiencia debe ser placentera. Porque te lo mereces. Y especialmente porque los coches no deben parecer tostadoras.

Si dudas en gastarte un poco más de dinero en equipamiento adicional, hazte esta pregunta: ¿En quién estoy invirtiendo este dinero? Si la respuesta es en ti, tranquilo: no estarás malgastando ni un céntimo.

Vía: Jalopnik

2 COMENTARIOS

  1. pagar los estras pero aprecio competente,un extra que cambia la marca de 2000€ a 500€
    si se acaban los abusos se compraran accesorios originales

  2. Estoy de acuerdo con el comentario anterior. Que un reposabrazos cueste 300€, los faros de xenon 1000€, o un simple sensor de aparcamiento sean 400-500€, 600€ por una camara que tiene un valor de menos de 20€…es un completo abuso.

    Eso de que un coche con menos equipamiento se deprecia mas…no estoy para nada de acuerdo, de hecho, es al reves. Los coches se deprecian proporcionalmente, y cuanto mayor es el valor inicial, mayor sera el dinero perdido. En todo caso, diria que se vendera mas dificilmente porque “entre menos por los ojos”, pero eso es otro tema.

    Del tema de arrepentirse de pagar extras, es lo mas comun. Cuanta gente se arrepiente de pagar 1000€ por el gps, o 300€ por un sensor de lluvia que funciona a gusto de pocos.

    Cada dia creo que el modelo de negocio de los coreanos es lo mejor, 3 equipamientos, uno basico, otro con lo util, y un ultimo con todo para el caprichoso, y un precio menor de los packs.

Deja una respuesta