El leasing y el renting parece que están de moda pero son dos modalidades que llevan tiempo en el mercado y cada vez se utilizan mas sobre todo en momentos de crisis como el actual.

Estas opciones están dirigidas, además de a grandes y medianas empresas, a autónomos y pequeños negocios familiares que ven en sus ventajas fiscales y facilidades de pago, la opción más interesante para conseguir un coche o renovar toda la flota de vehículos de la compañía.

Pero…¿sabemos la diferencia entre Leasing y Renting? , esta es la pregunta que muchos se hacen y que desde coches.com queremos aclarar.

Por leasing se entiende el alquiler de coches -aunque esta opción también se utiliza con bienes inmobiliarios y de equipo- que a la vez funciona como una vía de financiación, pues el vehículo alquilado se puede acabar adquiriendo. Ese es, precisamente, el principal atractivo de esta fórmula financiera, regulada a través de la Ley 26/1988: la inversión se orienta a la posesión final del vehículo.

El contrato de leasing, que normalmente exige una duración mínima de dos años sin que pueda revocarse, permite la opción de compra del vehículo finalizado el período de alquiler. Esto quiere decir que cuando  el contrato está a punto de expirar, se tienen tres opciones: comprar el coche pagando la última cuota de “valor residual”, renovar el contrato de arrendamiento o no ejercer la opción de compra y entregar el vehículo al arrendador.

En el leasing aunque es un alquiler, el arrendador transmite a su cliente todos los riesgos, derechos y obligaciones derivados de la propiedad del vehículo alquilado, es decir en palabras más claras, todos los gastos de seguro del coche, impuestos y mantenimiento.

A pesar de los inconvenientes que comentamos es una opción muy interesante por las facilidades de financiación y por las deduciones, ya que el alquiler se convierte en un gasto que podemos desgravarnos.

En el caso del renting, se trata de otra modalidad de alquiler a largo plazo, pero que no contempla a priori la opción de compra al final del periodo contratado,  ya que lo que se prima es la funcionalidad.

El contrato entre la empresa arrendadora y el autónomo no tiene por qué firmarse en una entidad bancaria comercial como en el caso del leasing,  puede realizarse como cualquier otra operación mercantil ya que el renting  no está regulado por ley.

Las principales ventajas del renting es que el titular queda exento de pagar los respectivos seguros, mantenimiento del vehículo, impuestos y cualquier tipo de avería.

Una vez termina el contrato de arrendamiento la opción es ampliarlo por otros dos años o renovarlo por un vehículo más actual.

Fiscalmente se trata como un sistema de arrendamiento y no de financiación como ocurre con el leasing, por esta razón las empresas que opten por esta modalidad se beneficiarán de todas sus ventajas: las cuotas a pagar se consideran un gasto, incluyendo el IVA, por lo que son deducibles en su totalidad.

Así, un autónomo podrá deducir en su declaración de IRPF hasta el 100% de las cuotas de renting, siempre que se demuestre que el vehículo se utiliza para su actividad empresarial, pero no solo eso, ya que podrás deducirte  el 50% del IVA soportado por operaciones de renting.

¿Cuál es más interesante?, depende del caso, si lo que necesitas es facilidades en la financiación y tener el vehículo en propiedad, tu opción es el leasing, si por el contrario te interesa tener todos los gastos cubiertos y renovar el vehículo periódicamente, la opción sin duda es el renting.

Si tienes dudas sobre Renting, pincha aquí.

Vía: Redacción coches.com

5 COMENTARIOS

  1. No se si seguirá activo, ya que veo que le fecha es bastante antigua. Me interesaría saber enel caso de un autónomo, si a la hora de hacer un leasing, la financiera te puede pedir que tu conyuge firme el préstamo.

    Gracias.

  2. Quisiera hacer una pregunta. En un renting o similar figura de arrendamiento (que no sea leasing) ¿es posible poner la factura de compra del vehículo a nombre del arrendador (que lo paga) y la matriculación a nombre del arrendatario (que lo usa y disfruta)?

  3. Quisiera hacer una pregunta. En un renting o similar figura de arrendamiento (que no sea leasing) ¿es posible poner la factura de compra del vehículo a nombre del arrendador (que lo paga) y la matriculación a nombre del arrendatario (que lo usa y disfruta)?
    ¿Es el titular del vehículo el que de quien está a nombre la matriculación?
    En caso de alguien vieeeeera la pregunta, por favor mandar respuesta a edcago@hotmail.com
    Gracias

Deja una respuesta