Estamos muy concienciados sobre los peligros que el alcohol puede provocar en la conducción pero  conducir con los efectos de algunos medicamentos multiplica en muchos casos las posibilidades de tener un accidente de tráfico.

Algunos fármacos pueden afectar a la seguridad en la conducción de vehículos y el manejo de maquinaria peligrosa. Por ello, los profesionales sanitarios y los pacientes deben tenerlo en cuenta al prescribir, dispensar o consumir medicamentos durante la conducción.

Según un estudio de la Unión Europea hasta un 10% de los accidentes de tráfico que se registran en nuestro continente estarían provocados por personas que conducen afectados por algún medicamento.

Todos los medicamentos comercializados en España que tengan algún efecto sobre la conducción deberán incluir un pictograma o señal de advertencia en sus envases para 2011, año para el que está previsto concluya una iniciativa que arrancó hace año y medio y que lleva revisados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) un total de 4.300 fármacos (424 principios activos), el 32 por ciento de los 13.390 en la actualidad en venta en este país.

No obstante aunque por norma general los fármacos indican los efectos secundarios que pueden  causar los medicamentos en una persona (mareos, somnolencia, pérdida de agudeza visual, etc.) y se avisa de sus peligros a la hora de conducir, mucha gente no lo lee o no es consciente del peligro.

De todos los medicamentos susceptibles de ser recetados, los psicofármacos son las sustancias que pueden tener efectos más perjudiciales para los conductores. Los podemos agrupar en tres grandes áreas:<1. Tranquilizantes: Actúan como depresores de la actividad psíquica (puede variar el sueño, reduce los niveles de alerta, disminuye el tiempo de reacción, puede producir visión borrosa, etc…)

2. Sedantes: Son calmantes y reductores de la ansiedad. Los efectos pueden ser parecidos a los anteriores.

3. Estimulantes: Actúan sobre el sistema nervioso central elevando el tono psicológico, y se emplean para tratar estados depresivos, y cuando es necesario elevar el tono vital.

Hasta 2011 los pictogramas de aviso no serán obligatorios en los medicamentos, por lo que te recomendamos que consultes a tu médico, leas el prospecto detenidamente y sobre todo si tienes dudas no conduzcas.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta