Los timos de internet son sobradamente conocidos, hay que tener mucho cuidado con lo que reenviamos y en dónde no metemos en el mundo virtual. Lo último en timos digitales que afectan a la conducción es el timo de la foto del radar que se ha llevado más de una decena de afectados. La DGT lo ha alertado en sus redes sociales y la guardia civil también ha recomendado estar atentos a este tipo de timos que puede dañar nuestro ordenador y nuestro bolsillo.

El timo consiste en que llega a la bandeja de entrada del correo electrónico. En el remitente aparece el nombre de la Dirección General de Tráfico y el asunto se avisa que se ha superado el límite de velocidad. Una vez se abre el correo se expone que se le ha sancionado por ir a más de la velocidad permitida y que se puede observar en el siguiente link. Cuando la víctima pincha en el anzuelo se realiza una descarga de un virus que destruirá el ordenador desde dentro permitiendo el acceso a nuestros datos personales.

En el mundo de los ciber ataques esta técnica es conocida como pishing, una técnica muy extendida en la que los criminales suplantan la identidad de una empresa para conseguir los datos de las personas y utilizarlos para beneficio económico. Suelen robar primero los correos electrónicos de páginas relacionadas con el tema de la automoción, por ejemplo, y así se aseguran de que la víctima cuente con un coche.

 

Para cerciorarnos de que no estamos sufriendo una estafa podemos fijarnos en el correo del remitente ya que no son los reales, es decir, en lugar de llegarnos un mensaje de info@dgt.es, el dominio del correo emisor puede que sea mucho más largo aunque contenga las palabra de info y dgt. En cualquier caso, lo más seguro para conocer si hemos sido multados de verdad es acudir a la sede electrónica de la DGT.

Fuente: Diario Sur

Vía: DGT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta