No es raro dejar el coche estacionado durante días o incluso semanas sin moverlo. Tampoco es extraño conducir en más fríos durante el día y aparcar por la noche, cuando las temperaturas bajan significativamente. En ambas situaciones, las ruedas podrían experimentar un “pinchazo” o “plano” temporal, más conocido como flat-spot. ¿Qué es esto y qué lo causa? ¿Cómo se puede detectar? ¿Lo puedo solucionar?

Para empezar, intentemos comprender el concepto. ¿Alguna vez has sentido una vibración o un temblor durante los primeras kilómetros de conducción después de que el vehículo haya estado estacionado durante unos días, semanas o meses? Luego, después de circular durante un rato, el viaje se suaviza y se vuelve a sentir bien, como si nada. Esta condición a menudo se denomina plano porque se usa para describir la superficie aplanada de un neumático que puede aparecer cuando se producen una serie de causas.

Podríamos decir que los neumáticos tienen memoria. Continúan recordando la posición en la que se pararon la última vez. Desafortunadamente, su memoria puede convertirse en un viaje agitado cuando los neumáticos experimentan grandes cambios en la temperatura ambiente, se han estacionado durante la noche en temperaturas frías o están detenidos durante un período prolongado de tiempo, porque la falta de uso es lo que puede hacer que las gomas se desinflen.

¿Qué es el flat-spot? ¿Qué hace que aparezca?

Comencemos explicando los que es el flat-spot y qué lo causa. Los neumáticos tienen muchos componentes, y casi todos ellos tienen ahora una capa de nailon justo debajo de la banda de rodadura. Cuando la rueda se asienta, la parte con la que colinda es el suelo, que suele ser plana. Cuando la capa de nailon permanece sin movimiento durante mucho tiempo, o algunas veces cuando hay fuertes cambios de temperatura en pocos minutos, puede “endurecerse” y derivar a esa ligera deformación de la circunferencia del neumático.

A medida que ruedan, los neumáticos pasan de un estado relajado a un estado de carga. Esta deflexión constante genera calor que hace que los neumáticos sean más flexibles. Pero una vez que están detenidos, el lugar de contacto con el suelo (la huella de la rueda) se aplana cuando se presiona contra la carretera al enfriarse. Esto es lo que genera los planos. Y hasta que las ruedas se calienten nuevamente, el plano puede causar ciertas molestias a bordo, además de generar un desgaste desigual del dibujo si se estira en el tiempo.

Otra causa frecuente de formación de planos en las ruedas se produce en las carreras, cuando el piloto bloquea los neumáticos durante una fuerte frenada. ​Es visualmente evidente en la banda de rodadura neumático y, eventualmente podría desaparecer, pero tardaría demasiado tiempo, miles de kilómetros. Sin embargo, todos los vehículos modernos equipan un sistema ABS (de forma obligada desde 2003 en todos los que se comercializasen como nuevos), haciendo mucho más difícil experimentar este fenómeno.

¿Cómo sé si mis neumáticos padecen flat-spot?

Ahora, hablemos de cómo se detecta. No tiene mucho misterio, es como lo esperarías. A medida que conduces y las ruedas giran, el plano –que en realidad ya no sería tan plano ni tan redondo como el reto de la rueda– hace que las llantas vibren, y por ende se vea mermado el confort de viaje. Es probable que lo sientas en el volante y en el coche en general. Lo bueno es que mientras continuas el viaje, los neumáticos giran, obviamente, y se calientan. Ambas acciones trabajarán el recubrimiento de nailon, haciendo desaparecer el plano y reduciendo las vibraciones.

La distancia y el tiempo de conducción variarán, pero a velocidades normales de autovía no se suele hacer necesario más de 20 minutos. Los vehículos que estacionan durante largos períodos de tiempo, o las caravanas y remolques de uso intermitente, deben mantenerse apoyados sobre sus ejes para que los neumáticos no estén en contacto con el suelo, o tenerlos inflados con un margen de sobrepresión que ayude a mitigar el problema (no es recomendable inflar por encima de la presión máxima establecida por el fabricante, disponible en la ficha técnica del vehículo).

En los casos más graves, la molestia es permanente, donde la calidad de conducción queda destruida. La gravedad de un plano, a menudo, va en función del tamaño, la estructura interna, la carga a soportar, la temperatura ambiente y el tiempo de inactividad. Los neumáticos de perfil bajo tienen menos flexión en los flancos debido a que son más delgados, y que gran parte de su capacidad de aguantar el peso es absorbida por una huella más ancha del neumático. Cargas pesadas y muy poca presión aumenta el peligro de generar un efecto de flat-spot en las ruedas.

Como hemos descrito unas líneas más arriba, los planos en las ruedas son una forma de desgaste desigual que puede hacer que los neumáticos se desequilibren y, por lo tanto, también altere la capacidad de girar. Cuando uno maneja con unas ruedas aplanadas, se puede sentir que se hace más difícil maniobrar el volante en condiciones específicas, como cuando las ruedas están “frías” al arrancar el coche por primera vez o al conducir a velocidades más altas. También, a medida que el plano toca el asfalto a velocidad constante, puede crear un sonido de golpes rítmicos.

¿Qué puedo hacer para evitar el flat-spot?

Si bien no hay forma de evitar por completo el flat-spot temporal de los neumáticos, saber qué esperar en diferentes condiciones ayudará a minimizar sus inconvenientes. En caso de que hayas planeado guardar el coche más de un par de semanas, es posible que quieras tomar alguna que otra medida de prevención, tales como:

  • Inflar los neumáticos a los niveles recomendados por el fabricante y verificar la presión del aire una vez al mes.
  • Busca excusas para cambiar el punto de apoyo de las ruedas cada dos semanas si tienes la intención de almacenarlo por meses.
  • Quita estrés a los neumáticos colocando correctamente el vehículo sobre unos soportes con la superficie de apoyo redondeada (rampas de carga).

De cualquiera de las formas, los planos o flat-spot pueden comprometer los neumáticos, lo que también ayuda a comprometer el rendimiento del coche y la seguridad en la carretera. Si notas vibraciones, sacudidas o una pérdida en la capacidad de dirección, visita a un taller de confianza para que un mecánico diagnostique el problema.

Fuente: Motorpasión

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta