En las épocas secas se suceden los incendios forestales, sobre todo en las zonas con mayores áreas de arbolado del país. Aunque los servicios de extinción de incendios son cada vez más eficaces y rápido, las condiciones climatológicas, sobre todo el viento, pueden hacer que las llamas te sorprendan allí por donde circulas con tu vehículo.

Lo primero que debes tener en cuenta es que, si sabes que en la ruta por la que vas a circular está afectada por un incencio, no sigas con tu recorrido. Lo mejor es detenerse, en una población (si es un lugar despoblado, mejor sin vegetación), hasta saber que la carretera por la que te mueves no está afectada por el fuego y no hay obstáculos que impidan la circulación.

Sin embargo, tal y como comentábamos al inicio del artúculo, un viento cambiante pueden hacer que la situación originaria cambie radicalmente en un intervalo de tiempo muy corto. De repente puedes encontrarte rodeado de humo o llamas. ¿Qué hacer entonces para minimizar los daños? Conocer el mejor método de actuación te ayudará a no entrar en pánico y cometer errores que pueden ser mortales:

  • Avisa al 112 de la localización del incendio. Nunca des por hecho que la conocen, pues es posible, sobre todo en época de incendios, que estén sobrepasados. Conecta la radio para saber si consigues más información sobre ese foco en concreto.
  • Nunca intentes cruzar un frente de llamas o humo. En esos momentos, desconoces por completo cuál es el peligro real al que te enfrentas. Has de evitar cuálquier posibilidad de quedarte atrapado en el coche. Desconoces qué temperaturas pueden soportar tu coche y los neumáticos, así como la cantidad de humo que podría entrar en el habitáculo (el coche podría convertirse en un horno o una cámara de gas).
  • Evita dirigirte a zonas altas: Las áreas a mayor altura es donde tienden a dirigirse las llamas. Además, en esas a´reas es siempre más difícil la escapatoria, por cualquier vía.
  • Da la vuelta y regresa sobre tus pasos. El camino por el que has venido es el único que, a ciencia cierta, estaba libre unos minutos atrás. Casi con total seguridad sea el más seguro para huir de la zona.
  • Enciende luces del coche y luces de emergencia: En una situación así, con mucho humo, es vital ser visto. Los intermitentes advertirán al resto de conductores de la situación excepcional.
  • Procura no abandonar el vehículo: Muchas gente lo hace temiendo que exploten lso depósitos de combustible con el carlo… pero que ocurra esto es menos probable que tener el riesgo de quemarse o axfisiarse.
  • Cierra ventanillas y apaga la ventilación. Procura que no entre humo en el interior del vehículo.
  • Si debes detener el vehículo: Intenta que sea en una zona sin humo (presta atención a la dirección del viento) y con la menor vegetación posible. Mejor siempre los lugares que ya han ardido, son más seguros. Apaga el motor en estos casos
  • Si has de abandonar el coche: Si la situación es muy extrema, cubre tu cuerpo y corre en dirección contraria al avance del fuego. Evita zonas estrechas y refugiarte en cuevas, corres el riesgo de quedarte sin oxígeno.

Recuerda también algunos consejos para un viaje seguro, como llevar el móvil bien cargado, algunas provisiones y agua en tu vehículo. También, en épocas de sequía, evitar adentrarte en zonas boscosas con el coche. El contacto del tubo de escape (a altas temperaturas) con los matorrales secos puede provocar un incendio.

Fuentes: Seguros para estar seguro, Autofácil

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta