Los neumáticos son uno de los componentes más importantes del coche. Son los que están en contacto directo con el asfalto y la seguridad dependerá en gran medida de su estado. Por eso, está regulado por ley que tienen que tener una banda de rodadura mínima y cada vez está más vigilado. Sin embargo, está permitido comprar neumáticos usados y es una práctica que mucha gente lleva a cabo. Así que vamos a hablar de lo que implica y si merece la pena.

Se puede dar el caso de que toque cambiar los neumáticos y que la situación económica no sea la mejor. Eso podría hacer plantearse la compra de neumáticos de segunda mano, que son aquellos que ya tienen cierto uso, pero que tienen un desgaste dentro de lo permitido por la ley. Eso puede hacer que se ahorren algunos euros, aunque también se podría comprometer la seguridad. Además, los últimos estudios dicen que tampoco salen tan baratos como podría parecer.

Estado del neumático

Es cierto que se pueden encontrar neumáticos usados que estén en buen estado y que puedan ser utilizados con seguridad durante muchos kilómetros más. Sin embargo, no hay nada que garantice el usuario que es así. Puede que el uso que se les ha dado anteriormente no haya sido el adecuado, que hayan tenido problemas y mil cuestiones más que podrían traducirse en menos seguridad al volante.

Los neumáticos nuevos se venden con un dibujo de unos 8 mm, por lo que habría unos 6,4 mm útiles hasta que el desgaste obligase a cambiarlos. En los de segunda mano lógicamente la banda de rodadura ya habrá perdido dibujo. Eso también hace que haya que acudir al taller a cambiarlos con más frecuencia, incrementando el mantenimiento del vehículo y haciendo que no siempre salga tan rentable como se piensa.

¿Son realmente baratos?

Se ha llevado a cabo una pequeña investigación que consistía en comparar el precio de tres neumáticos usados de tres marcas distintas con lo que costarían de primera mano. Por ejemplo, un Firestone 185/65 R 15 H que cuesta nuevo 67 euros (con equilibrado), costó 60 euros con 6,5 mm de dibujo. Eso supone que en uno nuevo cuesta 10,5 euros cada milímetro de dibujo útil y en el usado el precio asciende a 12,2 euros el milímetro de dibujo.

En el caso de unos Michelin 205/55 R 16 V, el precio nuevo es de 85 euros y se podían obtener unos usados con 5 mm de dibujo por 45 euros. En este caso el cálculo deja con que el precio por milímetro útil es muy similar. En los Pirelli 245/45 R 17, que cuestan nuevos 130 euros se encontraron unos con solo 4 mm por 50 euros, por lo que se pagarían 20 euros por milímetro útil en el nuevo y 21 euros en el de segunda mano.

La conclusión es que no hay tanto ahorro como podría parecer inicialmente si se tiene en cuenta la vida útil que nos va a dar el neumático usado. También hay que tener en cuenta que obligará a pasar por el taller con más frecuencia, teniendo que pagar más por la mano de obra. Por no hablar del posible riesgo a que esas gomas estén en mal estado y quede comprometida la seguridad.

Consejos para comprar neumáticos usados

pila de neumáticos desgastados

Después de estas explicaciones, queda claro que es más recomendable optar por neumáticos nuevos. Sin embargo, para los que todavía piensen en comprarlos de segunda mano, vamos a dejar algunos consejos que hay que tener en cuenta. La profundidad del dibujo ya hemos mencionado que es clave para su duración y para echar cuentas por si sale rentable. Cuanta más, mejor.

Siempre es necesario una revisión exhaustiva del neumático, buscando a simple vista desgastes irregulares o cualquier tipo de desperfecto. Del mismo modo habría que comprobar la fecha de fabricación, para ver que no estén caducados y cogerlos lo más nuevos posible. Suena a tontería, pero también hay que comprobar que sea el tamaño correspondiente al vehículo y hacer el cambio con neumáticos iguales en el mismo eje.

Fuente: OCU

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta