Puede que en alguna ocasión se te haya pasado por la cabeza pintar las pinzas de freno de tu coche. Es algo lógico, llevándolo a cabo se mejora la estética del vehículo y se gana un toque de personalización interesante. Además, es algo habitual en las versiones deportivas de algunos modelos de producción. Sin embargo, no es lo mismo comprar un coche con las pinzas de freno pintadas de fábrica que ponernos manos a la obra y hacerlo nosotros mismos.

Lo cierto es que pintar este elemento de forma no profesional conlleva una serie de riesgos que no merece la pena correr. Las pinzas de freno son un componente que es sometido a altas temperaturas debido a la fricción de las pinzas con los discos a la hora de detenerse. Si optamos por pintarlas en casa (o compramos unas pinzas repintadas), nos arriesgamos a que aparezca un sobrecalentamiento de los frenos debido a un rozamiento de la pintura inadecuada con el propio disco. Eso a la larga incluso puede causar un accidente, ya sabemos de la importancia del mantenimiento de los frenos.

Pintar las pinzas de freno del coche en casa también es posible que no tenga el resultado esperado. Además de correr ese riesgo de sobrecalentamiento, una pintura inadecuada no durará demasiado. Cuando quede expuesta a los cambios de temperatura o a las inclemencias meteorológicas lo más probable es que se vaya la pintura y se quede el tono original. Incluso podría ocurrir que se desconche la pintura por completo.

Tras desechar esta opción de pintar las pinzas de freno por uno mismo, hay otras opciones baratas que tampoco son nada recomendables. Coger unas pinzas de desguace o comprar unas pinzas repintadas tampoco deberían ser opciones válidas. En el caso de las pinzas de segunda mano, en la mayoría de casos desconocemos su procedencia y eso puede ser un problema. Dichas pinzas podrían no presentar un buen estado e incluso provenir de un coche accidentado.

Incluso si compramos una pinza de freno pintada y nueva hay que tener cuidado. Hay algunas marcas desconocidas que hacen pinzas genéricas y válidas para todo tipo de coches. Hay que huir de eso, pues cada pinza ha sido creada para un coche y tiene unas cualidades propias. No hay que arriesgarse a montar otras que no hayan sido hechas para ese modelo, pues corremos el riesgo de que tengan un funcionamiento deficiente en algunas condiciones o de que su duración sea inferior.

Montar y desmontar las pinzas de freno (algo obligatorio tanto para pintarlas como para cambiarlas) requiere conocimientos de mecánica y cierta práctica. Es otro de los motivos por los que no es recomendable hacerlo desde casa, es preferible llevarlo a un taller especializado para asegurarte que se hace un buen trabajo. No sería la primera vez que un mal montaje consigue dañar algunos componentes o incluso causar algún siniestro.

Por lo tanto llegamos a la conclusión de que para llevar unas pinzas de freno pintadas, mejor hacerlo de manera profesional. Hay marcas como Brembo que tienen un amplio catálogo con pinzas en una gran variedad de colores. Merece la pena rascarse el bolsillo y comprar unas pinzas oficiales que posteriormente sean montadas por un profesional. En la seguridad no hay que escatimar gastos.

2 COMENTARIOS

  1. Mejor no pintarlas porque simplemente es algo absolutamente inútil y de estética dudosa, al menos en un utilitario, pero los motivos por el que se propone no hacerlo me parecen bastante poco sólidos.
    ¿Provocar accidentes por pintar las pinzas? ¿peligroso montar unas pinzas de segunda mano? ¿Es posible montar en un coche unas pinzas que no hayan sido fabricadas para él? ¡Hummm! lo dicho, todo ello es bastante discutible.

  2. Yo he pintado las pinzas de mi coche. Y conozco a muchísima gente que se las ha pintado. Cuando las pintas por tu cuenta no te planteas desmontar las pinzas, las pintas por fuera, no tiene ninguno de los peligros que aquí se enumeran. Para empezar lo que se calienta y mucho son los discos y las pastillas de freno, las pinzas no cogen temperaturas extremas. Con una pintura para exteriores y dando un par de capas, te duran para siempre. Si fuera tan peligroso y como se dice en este artículo, pudiera causar un accidente, ya lo habrían prohibido o sería objeto de falta leve o grave en la ITV.

Deja una respuesta