El verano es una época en la que reinan las altas temperaturas, al menos en nuestro país. Eso hace que los coches puedan ser más sensibles a sufrir algunas averías y a que sea necesario aplicar algunas claves en su mantenimiento.

Pero el calor también afecta al interior del vehículo, ¿quién no se ha quemado con el volante o el cinturón después de un tiempo aparcado al sol? Por eso queremos recalcar la importancia que tiene el parasol del coche, sobre todo en esta época.

A priori parece un elemento muy simple, ‘solo’ se pone en el parabrisas y su superficie reflectante hace que reboten los rayos del sol. Sin embargo, este accesorio es clave y su capacidad para disipar el calor marca la diferencia. Con un precio que en muchos casos es inferior a 10 euros, merece la pena hacerse con uno, más después de ver algunos datos que veremos a continuación y que han sido sacados de un informe elaborado por el RACC.

El estudio fue llevado a cabo exponiendo el coche a una temperatura exterior de 25 ºC y a unos niveles de radiación equivalentes a las que tendríamos en esta época durante un tiempo de 60 minutos. Primero se hizo sin ningún tipo de protección para el coche. El resultado fue bastante dramático, pues el salpicadero llegó a alcanzar temperaturas de hasta 77 ºC, suficientes para causar quemaduras, mientras que el interior estaba a una media de 43 ºC.

Posteriormente se puso a un coche con parasol bajo las mismas condiciones. Después de una hora se comprobó que la temperatura del salpicadero alcanzaba los 38 ºC, prácticamente la mitad de lo registrado sin la protección. La temperatura media del interior se situó en 32 ºC, un valor que está 11 ºC por debajo del anterior intento y que es mucho más asimilable para el ser humano. También se hizo una comprobación con las ventanillas cerradas y después con una apertura de 3 centímetros, sin que hubiera apenas diferencias.

Con estos datos empíricos queda claro que utilizar parasol en el coche es muy beneficioso para el usuario. Se podrán evitar quemaduras y sofocos, algo que también puede provocar distracciones durante la conducción. Además, como valor añadido, hay que decir que sin esa incidencia directa del sol los materiales del interior se mantendrán en mejor estado. También hay que añadir que será necesario un uso menor del aire acondicionado para enfriar el habitáculo y eso se verá reflejado en el consumo.

Fuente: Urbantecno

1 COMENTARIO

Deja una respuesta