En 2009, Bosch destruyó en China falsificaciones de sus piezas de automóvil por valor de casi seis millones de euros. Y es que, según un informe de Hella, hasta un 30% de los recambios del automóvil que se usan en todo el mundo son copias del original. Pero esto va mucho más allá de las piezas. La revista Autofácil ha recopilado unos cuántos casos donde te pueden dar gato por liebre.

Piezas falsas

Cuesta mucho diferenciar una pieza falsa de una original. Cuando te cambien alguna pieza exige que te entreguen la que te han quitado (mejor en la caja de la que te han puesto, para comprobar que es igual). Además, si te cambian piezas guarda la factura. ya que si sufres una avería siempre tienes una garantía de reparación de tres meses ó 2.000 km. Si te pusieron una pieza falsa y crees que te provocó una avería… tendrás que acudir a un perito para demostrarlo -desde 300 €- y, además, denunciar al taller en Consumo de tu ayuntamiento o Comunidad.

Neumáticos falsos

Es raro pero, según los expertos de Continental y Michelin consultados por Autofácil, en los últimos años se han detectado algunos neumáticos pirata (sólo de camiones y tdoterreno). A simple vista, es prácticamente imposible distinguir las copias. Si sospechas, comunica tu caso al departamento de atención al cliente de la marca de ruedas original.  sus expertos analizarán si los neumáticos son falsos, lo notificarán a la Policía y te ayudarán a reclamar al taller o al centro comercial que te los vendió (están obligados a facilitarte unos originales, según indica la Ley de Consumo).

Coches de ocasión… piratas

En las afueras de las ciudades y cerca de polígonos industriales a veces hay aparcados vehículos de más de diez años con anuncios de “Se vende” a bajo precio. Según GANVAM, algunos particulares adquieren estos vehículos a bajo precio, los maquillan y los ponen a la venta. Exigen el pago al contado y sin garantía. Lo mejor es desconfiar de cualquier particular que ofrezca varios coches… y si el vendedor se niega a firmar un contrato de compraventa, descarta siempre la compra.

Seguros falsos

Nunca contrates un seguro con una compañía que no sea conocida. Los engaños más comunes son con comerciales en la calle o por Internet). En caso de duda, pregunta si su actividad en España es legal a la Dirección General de Seguros (tel. 913 397 000). Allí también te dirán si ha tenido alguna demanda. Si ya te han engañado, y provocaste un accidente, llama a un abogado. O demuestras que te engañaron o tendrás que pagar.

Grúas falsas
Tras un accidente, llamas a tu aseguradora y aparece una grúa. Recogen tu coche y te piden que firmes un documento. Léelo. Puede que la grúa no sea de tu seguro y el papel te obligue a pagarles el servicio (y les exime de cualquier ilegalidad). Lo mejor es que, al pedir la g´rua a tu seguro, preguntes quién realiza el servicio Y no firmes nada sin leerlo antes. Si ya te han engañado, llama a la Policía.

Taxis sin licencia

Suelen estar en sitios como aeropuertos y estaciones de autobuses y trenes. Son conductores de coches particulares que te llevan a tu destino, acordando previamente el pago de una cantidad fija. Aunque subirse a uno no es delito, (sí para su conductor que tendrá que pagar 3.000 euros de multa por realizar un servicio público sin licencia), no es aconsejable subirse a ellos por muy baratos que resulten: Hay denuncias a estos taxis pirata por robar el equipaje de sus clientes o llevarles a otros destinos. Luego piden más dinero para ir a la dirección correcta.

Vía: Autofácil

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta